lunes, 2 de septiembre de 2013

"DESPUÉS DE LEER... ESCRIBÍ...."

Hola!!! !Qué tengas un hermoso comienzo de semana!

Esta mañana estuve leyendo un libro el cual contenía textos bíblicos y la explicación de los mismos, principalmente se basaba en buscar sobre el Espíritu Santo, también medité sobre algunos Salmos y en el momento que iba a orar sentí en mi corazón escribir estas palabras a mi Dios.


 
Mi alma te necesita cada día Señor.
Tu fuego y tu presencia derrama hoy.
Porque en Tí esta mi victoria.
Porque en Tí está mi pronto auxilio.
Porque en Tí está mi esperanza.
Y Tú solamente Tú eres mi confianza.
 
Hoy derramo ante Tí mi corazón.
Esperando tu respuesta mi Señor.
Confiando en tu mano de poder.
Sabiendo que siempre a tu lado estaré.
 
No sé vivir sin Tí.
Mi ser clama por Tí.
La llenura de Tu Espíritu Santo...
Estoy anhelando en mí.
 
Dame de beber de tu unción.
Dame de beber de tus ríos mi Dios.
Dame de tu fuente de vida.
De tu paz y de tu compañía.
 
Porque en este comienzo de semana.
Te vuelvo a elegir a Tí.
Porque Tú me elegiste primero a mí.
Porque Tú me amas con amor eterno.
Porque Tú cambiaste mi vida.
Te deseo más que a nada ni a nadie mi Jesús.
 
Y hoy te digo....
!Heme aquí!!!
 
Con todo mi amor y admiración por Tí.
Tere.
 
 
 San Juan 16:13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, Él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 
16:14  Él me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. 
16:15
Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber. 16:16 Todavía un poco, y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; porque yo voy al Padre
 
1 de Corintios 2:10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.
2:11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.
2:12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,
2:13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.
2:14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.
2:15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie.
2:16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.
 
!Qué Dios te bendiga!