viernes, 27 de septiembre de 2013

"A VECES LOS DEJO DE ESCUCHAR...."

Hola... !Qué tengan un hermoso viernes!!
Acá en Argentina, tenemos a una actriz, locutora  y dueña de los almuerzos, que se llama Mirta Legrand, ella suele contar muchas veces lo mismo porque dice que el público se renueva.
Y hoy voy a adueñarme de su frase y para aquellas personas que acaban de descubrir mi blog y que no conocen mucho de mí, les voy a compartir algunas de mis experiencias, que por supuesto ya las he contado en algún lugar de "Simplemente Sencilla y Apasionada".


Suelo compartir muchas veces sobre la enfermedad que tuve... Encefalomielitis Miálgica (Síndrome de Fatiga Crónica) y cómo Dios trató conmigo en el medio de aquel dolor.
Y una de las cosas fue cuando estaba en mi habitación, llorando por el fuerte dolor de cabeza que padecía, estaba a oscuras, no podía oír ni siquiera el zumbido de una mosca, porque para mí era como si un ruido profundo entrara a mis oídos.
Y ese día, en medio de tanta desesperación, con mi habitación que daba a la calle, siento pasar a muy alta velocidad una moto, sentí que mi cabeza explotaba, fue desesperante, pero en mi corazón como bálsamo refrescante a mis oídos, sentí que Dios me decía.
__Tere... quédate con el canto de los pájaros.
Desesperadamente intenté  escuchar a algún pájaro, parecía humanamente una locura, pero sabía que Dios me había hablado.
Fue entonces que a lo lejos escuché un ... pí, pí, (como siempre digo, no se rían porque no sé como escribirlo).
Mis ojos se llenaron de lágrimas y mi cabeza comenzó a sentir descanso, Dios con la simpleza me estaba enseñando a desenfocarme del tormento que me rodeaba y me invitaba a ver más allá, aún en el medio del dolor.
Ahora mientras les escribo, estoy escuchando el canto de los pájaros y me deleito y me emociono.
Pero hace unos días atrás, debido al trajín diario, a algunas preocupaciones que nunca faltan, mientras estaba cocinando, sentí muy cerca un hermoso canto de pájaros.
Dije para mí...!Qué hermoso!!... Claro es que llegó la primavera.
Pero El Espíritu Santo que tocó mi corazón en aquel momento, me hizo sentir que en realidad, los había dejado de escuchar, porque permití que sus cantos fueran reemplazados por otras situaciones.
Y no estoy diciendo que escuchar el canto de los pájaros es milagroso, tampoco estoy haciendo un culto al canto de los pájaros, lo que estoy compartiendo es que siempre Dios está a nuestro lado y usa lo que sea para sacarnos de cualquier situación, aún de la más terrible que nos parezca.
Esta mañana, luego de leer la Biblia, de orar y de tener mi momento a solas con el gran amor de mi vida, mi Señor Jesús, le escribí estas palabras, mejor dicho se las canté, obviamente que no canto como los pajaritos, ja,ja, la verdad que desafino y mucho, ja,ja, pero sé que para mi Padre Dios, todo canto de sus hijitos suenan un deleite ante su presencia, porque Él siempre mira nuestro corazón.

Les comparto estas palabras, para que hoy puedan identificar, qué canto está escuchando sus oídos, quizás sea un canto de derrota, de frustración, de amargura, de desesperanza, de falta de perdón, de ansiedad, de temor, etc. o quizás hoy se permitan escuchar el canto de los pájaros y así permitir que Dios ponga en tu corazón una nueva y victoriosa canción.

 
 
Quiero vivir un día a la vez...
Quiero vivir en tu presencia Dios.
Quiero llenarme más de Ti.
Y del perfume de tu unción.
 
Quiero atreverme otra vez...
A oír el canto de los pájaros.
Y así en este día...
Volar bien alto hasta tu corazón.
 
Porque sé que tal vez...
Me había olvidado de escuchar tu canto.
Y dejar así...
Que mi corazón se llene más de Ti.
 
Yo anhelo hoy...
Más de Ti y de tu presencia.
Y deseo que  renueves con tu canto...
Cada corazón.
 
Y volar así en tu melodía...
Y que escribas en mi corazón una nueva canción.
Y llenarme de Ti y cobijarme debajo de tus alas.
Porque allí está mi descanso.
Y en Ti reposa mi corazón.
 
Te amo Jesús.
Tu eterna y agradecida enamorada.
Tere.
 
Salmo 91:4 Con sus plumas te cubrirá,
Y debajo de sus alas estarás seguro;


San Mateo 6:25 Por tanto os digo:
No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber;
ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir.
¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?6:26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta.
¿No valéis vosotros mucho más que ellas?
 
Con cariño: Tere.