viernes, 9 de agosto de 2013

TERE.... TERE.... !SEGUIS ESCRIBIENDO EN EL COLECTIVO!!

Hola... !Qué Dios les bendiga grandemente y gracias por visitar mi blog y por los comentarios tan cariños qué me dejan y qué me envían a mi correo!!
Hoy en Buenos Aires es una mañana muy fría, pero como es viernes, qué importa el frío si nos espera unos días de descanso.
Les voy a compartir otros de mis escritos, aquellos que voy derramando en un papel, mientras miro el celeste cielo por la ventanilla del colectivo.

 
Me miraste a los ojos aquel día...
Y llenaste mi corazón con tu amor.
Me saturaste de tu miel y tu fragancia.
E inundaste con tu luz todo mi ser.
 
Cada vez que te escribo...
Me siento que paso de niña a mujer.
Y me halaga tenerte como amigo.
Como Padre Bueno y el dueño de mi ser.
 
Te amo y siempre te amaré.
Tere.
 
 
!Cuántas veces en mi vida sentí que Jesús me miraba a los ojos, me tomaba de su mano y me sacaba de alguna situación difícil!!
Y como siempre les cuento estoy tan agradecida con Él, por lo que hizo en mi vida que no puedo dejar de amarlo y de escribirle.
Sí, ya sé, tal vez canso un poco, pero es lo que está dentro de mí, es la gratitud que tengo, no solamente por su salvación, que le estoy más que agradecida, sino porque también me sanó y me permitió vivir.
En todos estos años en que estoy caminando en su sanidad divina, he pasado muchos momentos felices, pero también momentos de intensas luchas, como seguramente te pasa a vos; y tantas veces cierro mis ojos y le digo:
 
__Gracias Dios mío, porque me sanaste y hoy puedo disfrutar a mi familia y conocer a tanta gente hermosa que me llenan el alma y me acarician el corazón.
 
Saber que alguien está pasando por alguna enfermedad, o por violencia, me estremece el alma.
No podemos ser ajenos  ante el dolor de los demás.
Nunca debemos olvidarnos de donde Dios nos sacó y no podemos tener un corazón insensible ante la necesidad de quienes sufren.
 
El simple y sencillo hecho de orar por otros, es tan importante, levantarles los brazos espiritualmente a alguien que está abatido por algún dolor, o dar una palabra de aliento, de ánimo, de fe, a quien está desesperanzado debe ser parte de nuestro andar diario.
 
Yo creo que muchas veces Jesús mira a los ojos a alguien por medio nuestro, cuando tomamos de la mano  y miramos con amor a los ojos de esa persona desesperanzada, creo que Dios está usado nuestras vidas como herramientas de bendición.
 
Dejá que Jesús hoy te mire a los ojos, que toque tu alma  y que renueve tu corazón, porque Él te va a saturar de su fragancia y va a dar descanso a tu vida y respuesta a tu petición.
 
Dejá que Jesús hoy use tu vida, para mirar a los ojos de quien está padeciendo y así el Espíritu Santo pueda llenar con su presencia cada vida y cada hogar.
 
Le pido  a Dios que en este fin de semana, su gracia, su amor, su paz, su salvación, su sanidad divina, su restauración, su liberación, su presencia y su compañía, transforme nuestras vidas, toque nuestro hogar, inunde a nuestros hijos y nos use para llevar esperanza a los demás.
 
 
Salmo 23:1 Jehová es mi pastor; nada me faltará.
23:2 En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.
23:3 Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
23:4 Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
23:5 Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.
23:6 Ciertamente el bien y la misericordia
me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa de Jehová moraré por largos días.
 
 
Con cariño: Tere.
 
!Qué Dios te bendiga!