sábado, 24 de agosto de 2013

"CON UNA ROSA TE ESCRIBÍ ESTAS PALABRAS DE AMOR"

 
Empezar el día tomada de tu mano...
Buscando tu rostro en oración.
Cantarte alabanzas desde el alma.
Y saturar tu vida con mi amor.
Mi corazón, mi ser y todo lo mío te pertenece.
No sé vivir si Tú no estás.
Y por las noches te clamo desde el alma.
Y en el día espero expectante para ver lo que harás.
¿Cómo verás Jesús mi vida es toda tuya?
Te deseo y te anhelo cada día más.
Y en mi corazón anido el recuerdo...
De aquel bendito día que te presentaste ante mí.
Si no te tendría, no sé lo qué haría.
Tantas veces me he sentido triste y sola hasta que llegas Tú.
Y otras tantas envuelta en alegría...
Miro hacia el cielo sabiendo que eres Tú.
Cuando estuve enferma Tú me rescataste
Y en el sufrimiento tu mano me restauró.
Y el gozo interno que siente mi alma...
Cuando tu fragancia y tu  aliento a mi vida derramás.
 
Te amo con todo mi amor.
Jamás nadie me amó así como Tú.
Te amo porque sos mi todo, mi Divino Dios y mi Salvador.
 
Y como siempre te digo...
Por siempre y para siempre nos une este gran amor.
Tu eterna enamorada.
Tu pequeña niña sencilla y apasionada.
Tere.


Salmo 91:1 El que habita al abrigo del Altísimo
Morará bajo la sombra del Omnipotente.
91:2 Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;
Mi Dios, en quien confiaré.