miércoles, 31 de julio de 2013

¿SABIAS....?

¿Sabías...?
Que estuve muy enferma.
Que casi me muero.
Que vivía encerrada y no podía ver el sol.
¿Sabías..?
Que el dolor era muy fuerte.
Que tenía triste el alma
 y abatido el corazón.
¿Sabías...?
Que el temor me asechaba.
Que la muerte me rodeaba.
Y el desánimo sacudía mi ser.
Que las noches eran largas.
Que en el día yo lloraba.
Que el dolor me desesperaba.
Pero nunca dejé de creer...
Porque yo sabía que Jesús estaba a mi lado
Que nada ni nadie me separaría de Él.
Porque yo sabía que Él usa lo que sea
para transformarnos la vida y llenarnos de fe.
Y ahora mi vida está sana.
Y mi corazón clama para que su poder...
Se derrame en tu vida y recibas...
Sanidad divina, más de su gracia,
de su salvación y de su santidad.
Por eso en este día como amiga te digo...
Ten fe, no dejes de creer.
 
Tere.
 
 
Hebreos 4:16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.
 
 
Señor amado, es en el nombre de Jesús que venimos a Tí en este día, para pedirte que perdones nuestros pecados y para rogarte que la presencia del Espíritu Santo comience a llenar nuestra vida y nuestro hogar.
Te reconocemos como nuestro Dios, como nuestro Señor y como nuestro amigo fiel.
 
 
 
Amado y precioso Dios, hoy termina el mes de julio y queremos en este día ver tu mano de poder en cada vida necesitada, en cada hogar destruído, en cada matrimonio, en cada familia y en cada situación.
Te pedimos Padre, en el nombre de Jesús, que tu salvación, tu gracia, tu poder, tu amor, tu paz, tu justicia, tu santidad, tu misericordia y piedad estén siendo derramadas hoy y en este mes de agosto que comienza sobre cada uno de nosotros y que tu gloria alcance a nuestra familia.
Te amamos, te damos la honra, por favor usa nuestras vidas, que tu unción y tu aceite fresco esté llenando ahora nuestro corazón y nuestro ser.
Amén.
 
Con cariño: Tere.
 
!Qué Dios te bendiga!