lunes, 22 de julio de 2013

"PARA ESTE COMIENZO DE SEMANA.... HAY QUE LEER..."

Hola... !Qué Dios les bendiga en este comienzo de semana!
!Estamos atravesando una ola polar, así qué el frío es impresionante!!
Como siempre les cuento, como cada mañana, me preparo mi mate calentito, tomo mi Biblia, mi lista diaria de oración y tengo mi momento de intimidad con Dios.
Entre los libros que hoy leí, se encuentra el Evangelio de San Juan y me gustaría compartirles algunos de ellos.

 
 
San Juan  5:39 Escudriñad las Escrituras;
porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna;
y ellas son las que dan testimonio de Mí; 
 
San Juan 8:31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en Él:
Si vosotros permaneciereis en mi Palabra,
seréis verdaderamente mis discípulos; 
8:32
y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. 


San Juan 14:23 Respondió Jesús y le dijo:
El que me ama, mi Palabra guardará;
y mi Padre le amará, y vendremos a él,
y haremos morada con él. 
14:24
El que no me ama, no guarda mis palabras;
y la palabra que habéis oído no es mía,
sino del Padre que me envió. 

San Juan 15:7 Si permanecéis en Mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. 


San Juan 14:26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo,
a quien el Padre enviará en Mi nombre, Él os enseñará todas las cosas,
y os recordará todo lo que Yo os he dicho. 
14:27
La paz os dejo, mi paz os doy; Yo no os la doy como el mundo la da.
No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. 

En este comienzo de semana quiero alentar a toda persona a que lea la Biblia, la Bendita Palabra de Dios.
Es muy triste cuando oímos a un hijo/a de Dios decir que le aburre leer la Biblia.
Es imposible conocer a un Dios tan grande, maravilloso y misericordioso si no leemos el manual divino que Él nos ha dejado.
Debemos llenar nuestra mente y nuestro corazón con su Palabra y además contamos con el Poderoso Espíritu Santo que traerá a nuestra mente aquellos textos que hemos leído y meditado.

¿Cómo vamos a saber lo qué Jesús hizo por nosotros si no leemos su Palabra?
¿Cómo podremos entender el amor de Dios si no meditamos en su Palabra?
¿Cómo podremos anhelar la presencia del Espíritu Santo si ni siquiera se toma el tiempo para buscar con pasión lo qué nos enseña las Escrituras y luego levantar nuestras manos al cielo clamando por un avivamiento en nuestro ser y nuestro hogar?

Cuando nos relacionamos con las personas, para saber sobre ellas entablamos un diálogo, nos interesa saber su vida, sus costumbres, etc.
Con Dios es lo mismo, Él es real, Él desea relacionarse con cada uno de nosotros.
No podemos comenzar el día sin poner nuestra vida y familia en sus manos divinas y mucho menos sin saber su Palabra.

En la Biblia encontramos a un Dios experto en resolver nuestros imposibles, un Dios que nos llena de promesas y bendiciones, un Dios que nos exhorta con amor y nos demanda santidad y obediencia.

Vale la pena comenzar la semana con Él, vale la pena rendirle el corazón, vale la pena llenarnos de su presencia, de su paz, de su amor, de su aceite y de su perfume.

No empecemos esta semana sin leer la Biblia y sin orar.

El día que me presentaron a Jesús como mi Salvador personal, me hicieron leer el siguiente texto....

San Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree,
no se pierda, mas tenga vida eterna.

Luego me dijeron, ahora pone tu nombre y vas a ver como La Palabra de Dios fue diseñada para tu vida.

Y en voz alta y creyendo con todo mi corazón dije....

San Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios a Tere,
que ha dado a su Hijo unigénito, para que Tere crea y
 no se pierda, mas tenga vida eterna.
 
Guau!! Ese día fue el día más feliz de mi vida, me había encontrado cara a cara con el Salvador de mi alma.
Y cada vez que leo su Palabra, es como si mi vida entrara en cada historia, me siento atrapada desde el Antiguo Testamento al Nuevo Testamento.
 
Es mi deseo que este comienzo de semana, te encuentre con los ojos y con el corazón puestos en Jesús, puestos en su divina Palabra, puestos en la presencia del Espíritu Santo, para que la gracia y el favor de Dios llenen tu vida, tu hogar y toda tu familia.
 
Con cariño: Tere