jueves, 25 de julio de 2013

"MIENTRAS VIAJABA EN EL COLECTIVO...."

Hola... !Qué Dios bendiga tu vida y tu hogar!!


Hay unos días en la semana que viajo en colectivo a un determinado lugar,  debido a una actividad específica que estoy haciendo. 
Al principio usaba ese viaje para leer, después escuchaba mi música cristiana que tengo en mi celular y hace unos días que directamente le estoy escribiendo a Dios.
Por momentos no quiero ni pensar lo que dirán algunos pasajeros, porque me doy cuenta que según lo que escribo me sonrío y miro al cielo por la ventanilla.
Y sí.... si viajaste en colectivo y te llamó la atención una mujer de mediana edad, con campera negra, bufanda y riéndose sola, esa, era yo, ja,ja.

Te voy a compartir a lo largo de estos días las letras que derramé en mi cuaderno, sentada a la tarde, del lado de la ventanilla, en un colectivo, de mi Buenos Aires querida.

"A mí me gusta..."


A mí me gusta...
El chocolate y el helado.
Los colores pasteles.
Las rosas por su aroma.
Y contemplar los días de sol.

A mí me gusta...
Ser romántica y mirar a los ojos.
Disfrutar de mi familia.
Y pasear mirando el mar.

A mí me gusta...
Leer la Biblia.
Meditarla y ponerla por obra.
Me gusta orar  en su presencia.
Y derramarle a Dios mi corazón.

A mí me gusta...
Amar la vida.
Regalar una sonrisa.
Y soñar que viajo a las estrellas 
en nubes de algodón.

Pero lo que más me gusta...
No es todo esto.
Sino que a mí me gusta...
!Gritar a los cuatro vientos!
!Qué Jesús es mi gran amor!!

Tere.


San Mateo 22:37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.
22:38 Este es el primero y grande mandamiento.
22:39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.


!Qué importante es qué nuestra única meta, nuestro único anhelo, sea amar a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y nuestra mente!
!Qué importante es tomar el ejemplo de Jesucristo y amar a nuestro prójimo cómo a nosotros mismos!
Este texto de San  Mateo no nos da la opción de hacerlo, no nos dice si tenés ganas y si te queda tiempo; no, para nada.... sino por el contrario es lo que nos conviene hacer, es lo que Dios nos manda a hacer.
Porque cuando ponemos nuestra vida en las manos de Dios todo cambia y en especial cuando nuestra prioridad es hacer su voluntad y vivir en santidad, obediencia, amor, respeto, honra y adoración.

Te deseo que el centro de tu vida sea Dios, que le ames con todo tu ser, que puedas llevar a cabo cada una de sus palabras, que la Biblia sea tu guía y el Espíritu Santo tu motor para vivir en victoria cada día.

Hay un estilo de vida superior en Cristo Jesús y vale la pena vivirlo.

Qué hoy puedas vos también escribir con las letras de tu corazón a Jesús y puedas decirle que lo amás  y que te gusta  gritar a los cuatro vientos que... 
Él es tu gran amor.


Con cariño: Tere.