jueves, 11 de julio de 2013

"MI ENCUENTRO CONTIGO"

 
Encontrarme contigo fue lo mejor que me pasó.
Cuando te presentaste a mi vida, hiciste salta de amor mi corazón.
Me tocaste con tu mano y restauraste todo mi ser.
Me llenaste de tu presencia y me diste vida eterna y fe.
Cada vez que estoy preocupada con tu amor me alentás.
Y me llevás en Tí, a salirme de todo mal.
Y cuando mi ser te clama, tu paz viene a mí.
Y me llenás de lirios y de rosas.
De colores alegres y de tu dulce miel.
¿Qué hubiera sido de mí sin tu amor?
¿A dónde estaría hoy si no tuviera tu salvación?
Desde que te conocí mi ser te anhela cada día.
Y en nuestro junto andar, mi alma te desea como el primer día.
No puedo dejar de decirte... !Cuánto te amo!
No puedo callar, este amor que por Tí está apasionado.
El haberme encontrado contigo, fue lo mejor que me pasó.
Y cada día suspiro por estar en tus brazos y llenarme de tu unción.
Tu nombre sabe a paz, amor y fidelidad.
Y después que te he probado, mi alma anhela más.
Cada vez que te digo... "Jesús".
Sé que se abren los cielos y se te derrite de amor el corazón.
Porque no hay nada más bello para Tí...
Que escucharnos declararte nuestro amor.
y ofrendar así en tu presencia nuestra adoración.
Hoy en este día vengo a tus pies...
A darte la honra y la gloria.
A declararte loor...
Porque Tú vives y reinas...
" Jesús... mi salvador"
Te amo y siempre te amaré.
Tu eterna enamorada... Tere.
 
 
San Juan 4:26 Jesús le dijo: Yo soy, el que habla contigo.
 
 
Siempre Jesús nos sale al encuentro, siempre se presenta a nosotras, siempre su mano de amor y poder está extendida hacia nosotras.
Hoy este texto de San Juan 4:26 te lo dedico a vos, allí en donde te encuentres, no importa tu situación, ni tu condición, lo que importa es que le abras tu corazón a Jesús.
Hoy es tu día, en el que te sale al encuentro y te dice...
 
_ No temas amada, porque Yo Soy el que habla contigo, el que te sustenta y te da abrigo, el que sabe lo más intimo de tu ser y el que dio su vida en la cruz por amor.
No temas de nada, ni de nadie, porque Yo estoy contigo.
 
 
Josué 1:5 Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. 
 
Salmo 91:1 El que habita al abrigo del Altísimo
Morará bajo la sombra del Omnipotente.
91:2 Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;
Mi Dios, en quien confiaré.
 
Con cariño: Tere
 
!Qué Dios te bendiga!