martes, 16 de julio de 2013

"CUANDO ESTABA TODO DESORDENADO Y VACIO.... LLEGÓ ÉL"


Hola mis amadas y queridas amigas... ¿Cómo están hoy?
Les cuento que hoy en Buenos Aires es un bello día de sol, tenemos una temperatura más que agradable por ser invierno, realmente un día así inspira para hacer muchas cosas y en especial para darle gracias a Dios por darnos un día más de vida.
Aunque siempre le digo a mi hermoso Padre celestial, que aunque llueva o haya sol, mi corazón siempre se derrite de amor por Él.



Esta mañana, estaba meditando en la Biblia, la Palabra de Dios, leí el capítulo 1 de Génesis y el capítulo 28 entre otros.
Quiero invitarlas a que leamos juntas algunos versículos del capítulo 1

Génesis 1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
1:2 Y la tierra estaba desordenada y vacía,
y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo,
y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
1:3 Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.
1:4 Y vio Dios que la luz era buena;
y separó Dios la luz de las tinieblas.
1:5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche.
Y fue la tarde y la mañana un día. 
 
Cuando leía este texto, me puse a pensar el día que recibí a Jesús en mi corazón.... !Cuántas cosas estaban desordenadas en mi interior!!
!Cuán vacío tenía mi corazón en un montón de áreas!
Pero fue tan maravilloso cuando el Espíritu Santo comenzó a trabajar en mi ser.
Dios comenzó a poner paz en mi corazón, con tan sólo 19 años de edad mi vida estaba siendo transformada por el amor y el poder salvador, sanador y restaurador de mi amado Jesús.
Recuerdo perfectamente el día que me dijeron:
__Tere Jesús te ama.
 
Guau!!! Era como si un torrente de agua viva comenzaba a penetrar en mi corazón y desde aquel día nunca más me separé de Él. ¿Saben por qué?
Porque Dios siempre cumple su Palabra y me tomó tan fuerte de su mano derecha que jamás me soltó, aún en los momentos más difíciles de mi vida, cuando todo a mi alrededor me quería hacer ver que Dios se había olvidado de mí, justo ahí, El Espíritu Santo aparecía en acción y me rescataba del pozo de oscuridad y me ponía en lugar espacioso.
 
No sé cual es tu situación, tal vez tu vida es un desorden, tu familia está vacía de afecto y tus relaciones están rotas; quizás todo lo que te rodea son tinieblas,  tal vez un profundo abismo que te hace sentir que ni Dios se ocupa de vos.
No le creas, Dios siempre se mueve sobre la faz de tu vida, Él desea sacarte de las tinieblas, para que vivas en su luz admirable, en su poder, en su salvación, en su sanidad, en su restauración y en su infinito amor.
Dale tu vida a Jesús, rendite ante la presencia del Espíritu Santo, porque Él tiene todo el poder para separar las tinieblas que gobiernan tu vida y darte vida abundante en Cristo Jesús.
 
Con cariño: Tere.