martes, 4 de junio de 2013

"LEÍ LOS TRES Y ESCRIBÍ DESDE MI CORAZÓN"

 



Hola.... ¿Cómo están hoy? Les quiero compartir que esta mañana estaba leyendo en la Biblia, el libro de Salmos. Realmente el Espíritu Santo ministró mi vida, me da tanta paz saber que Dios nunca nos abandona, que su mano nos sostiene y que su presencia nos acompaña y nos dirige siempre. Después de leer y meditar en los Salmos, 1, 121 y 128 escribí unas palabras inspiradas en los mismos y se las quiero compartir, espero les sean de bendición.
Alzaré mis ojos ante tu presencia...
Porque de Tí viene mi socorro.
Y aunque se presenten adversidades...
Tú nos guardarás de todo mal.
Porque día y noche tu mano nos sostiene.
Nuestra salida y nuestra entrada las cuidas Tú.
Y nuestro hogar no tropezará, ni nuestra familia se fatigará.
Porque tu sombra divina nos oculta de la maldad.
Mi vida y mi casa te temen a Tí.
En tus caminos mi familia está...
Y cada día te consagro a mis hijos y a mi hogar.
El temor de Jehová es nuestro lema.
Vivir en obediencia y santidad ante Tí.
Saber que Tú siempre nos recompensas.
Y bendices el trabajo de nuestra mano
y la humildad de nuestro corazón.
Bienaventurado somos aquellos que tememos a Dios.
Que nos deleitamos en su presencia...
Y le consultamos desde nuestro interior.
Bienaventurados somos aquellos que meditamos en su Palabra.
Aquellos que no andamos en consejos de malos...
Sino que nuestra delicia está en Dios.
Sé que en tu presencia...
Somos como árbol plantado junto a corrientes de las aguas.
Sé que todo lo que hagamos prosperará.
Sé que esto incluye a nuestra vida y a nuestra familia
nuestro hogar y todo lo demás.
Por eso en este día levanto mis manos al cielo.
Y te derramo el alma y el corazón.
Me presento ante Tí como ofrenda grata.
Pidiéndote que derrames sobre cada vida...
Tu salvación divina, tu salud y tu santa unción.
 
Y como siempre te digo, mi amado Jesús... Por siempre y para siempre nos une este gran amor.
 
Con cariño: Tere.
 
!Qué Dios te bendiga!