viernes, 24 de mayo de 2013

"VESTIRME DE TÍ..."

Hola... Estaba leyendo y meditando esta mañana en el libro de Romanos en el Nuevo Testamento.
 
Romanos 13:14 sino vestíos del Señor Jesucristo,
y no proveáis para los deseos de la carne.
 
 
Entonces desde lo profundo de mi corazón derramé estas palabras a Dios.
 
 
Vísteme de tu presencia en este día.
Vísteme de tus perfumes y de tu amor.
Vísteme de tu favor y de tu gracia.
Vísteme con el manto de tu unción.
 
Vísteme de lirios y de rosas.
Vísteme de estrellas y de sol.
Vísteme de tu suave aroma.
Mi Jesús divino... La Rosa de Sarón.
 
Vísteme con tu presencia Espíritu Santo.
Vísteme de tu poder y de tu amor.
Vísteme de tu aceite y de tus ríos.
Vísteme con el amor de Dios, en mi corazón.
 
Con profundo amor... Tere.
 
 
Cantares 2:1 Yo soy la rosa de Sarón,
Y el lirio de los valles.
 
Romanos 15:13 Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.
 
1 de Corintios 3:16 ¿No sabéis que sois templo de Dios,
y qué el Espíritu de Dios mora en vosotros?


Padre amado en este día te pedimos perdón por todos nuestros pecados y cubrimos nuestra vida, nuestro hogar y toda nuestra familia con la sangre de Cristo Jesús.
Espíritu Santo que tu presencia esté con nosotros y nos guíe y fortalezca por medio de tu amor y de tu divina unción.
Amado Dios en este día nos vestimos de Jesucristo en nuestro corazón y en nuestra manera de vivir y renunciamos a toda obra de la carne que se levanta en nosotros y que nos aparta de tu presencia.
Declaramos Jesús que Tú eres la Rosa de Saron, quien perfuma nuestra vida.
Espíritu Santo por favor te clamamos para que sea en nuestro corazón tu gozo, tu paz, que tu esperanza nos inunde, que podamos abundar en Tí.
Amado Dios sabemos que somos templo del Espíritu Santo y en este día nos despojamos de todo lo que impide en nuestra vida todo fluir de Tí.
Amado Espíritu Santo deseamos conocerte más, deseamos que nos salgas al encuentro en este día y transformes nuestro andar.
Amado y precioso Dios del cielo y de la tierra, es en el nombre de Jesús que te clamamos en este día, para que nos levantes como las águilas, para que tu fortaleza nos inunde, para que uses nuestra vida y hogar, para que podamos levantarnos y mirar con los ojos de la fe aquella situación adversa que intenta robar la paz de nuestra vida y hogar.
Declaramos amado Jesús que en Tí somos más que vencedores, declaramos que viviremos este día y este fin de semana en tu presencia, en obediencia, en santidad, en amor, en paz y rendidos ante tu majestad.
Te amamos precioso Dios, realmente te amamos y te necesitamos.
!Qué sería de nosotros si no te tuviéramos bendito Dios, qué sería de nuestra vida sin Tí, verdaderamente no tendría sentindo vivir!
Pero Tú maravilloso Dios tocaste un día nuestro corazón por medio de Jesús y nos diste vida gracias a la presencia del Espíritu Santo obrando en nuestro ser y ese andar contigo nos lleva a descubrir cada día más tu infinito amor, tu fidelidad, tu poder, tu majestad y tu divinidad.
Amén.
 
Romanos 8:37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores
por medio de aquel que nos amó.
8:38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida,
ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
8:39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.
 
Con cariño: Tere.
 
!Qué Dios te bendiga!