lunes, 27 de mayo de 2013

"PARA ESTA SEMANA"... !UN NUEVO COMIENZO CONTIGO!

Hola... hoy a la mañana después que mi despertador sonó bien temprano, me levanté, llamé a mi hijo para ir al colegio, preparé el desayuno, estuve leyendo mi Biblia, le oré como cada mañana a mi hijo antes de partir a estudiar y al cerrar la puerta y regresar a mi cocina, sentí la presencia del Espíritu Santo tocando mi corazón. Inmediatamente tomé papel y mi lapicera y con un calor suave en el medio de mi pecho, estas palabras le escribí.


 
Amanece hoy un nuevo día...
El sol se asoma frente a mí.
Mi vida no te es ajena
No hay nada que no conozcas de mí.
Necesito comenzar la semana diciéndote...
"Señor heme aquí".
Necesito que des aliento a mi alma
Y renuevo a mi corazón.
Necesito de Tí... Espíritu Santo.
Necesito fuír en tu presencia y en tu unción.
Y volar bien alto a tus alturas
Y con mi fe tocar precioso Dios tu corazón.
Amanece hoy un nuevo día...
En el que deseo oler a Tí.
En el que dependo de tu guía
Y que me llenes de tu virtud.
Te entrego hoy esta semana
Tocá mi vida y mi hogar.
Saná en tu presencia nuestras vidas
Y que satanás no nos pueda tocar.
Amanece hoy un nuevo día...
Y declaro un nuevo comienzo en Tí.
Y con mis brazos extendidos al cielo
Levanto alabanza y adoración
Al que vive y reina por los siglos de los siglos
Al gran Yo Soy... a Jesús de Nazareth
Mi Señor y Salvador.
 
Y como siempre te digo....
Por siempre y para siempre mi amado Jesús
nos une este gran amor.
Tu eterna enamorada.... Tere.
 
Lamentaciones 3:23 Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.
3:24 Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en Él esperaré.
3:25 Bueno es Jehová a los que en Él esperan, al alma que le busca.
3:26 Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová.

 
Lamentaciones 3:41 Levantemos nuestros corazones y manos a Dios en los cielos;
 
Lamentaciones 3:57 Te acercaste el día que te invoqué; dijiste: No temas.
 
Hebreos 6:14 diciendo: De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente.


Amado y precioso Dios del cielo y de la tierra, en este día venimos ante Tí para pedirte en el nombre de Jesús que perdones todos nuestros pecados.
Pedimos en este día la presencia del Espíritu Santo obrando en nuestro corazón, en todo nuestro ser, en nuestro hogar y nuestra familia.
Señor amado, te entregamos este comienzo de semana, nos consagramos a Tí poderoso Dios y levantamos nuestras manos al cielo declarando que nuestra vida y nuestra familia te pertenecen.
Derramá por favor sobre nosotros de tu sabiduría, de tu fortaleza, de tu amor y paz, de tu virtud sanadora, derramá de tu unción, esa bendita unción que rompe todo yugo.
Cubrimos nuestra vida y la de nuestra familia con la sangre de Cristo Jesús.
Te entregamos todo nuestro corazón y nos comprometemos a vivir una semana buscando tu presencia, en santidad, en obediencia, en adoración, meditando de tu Palabra y poniéndola por obra.
En el nombre poderoso de Jesús. Amén.

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!