martes, 21 de mayo de 2013

"MUJER... VUELVE AL PRIMER AMOR"

Esta mañana estaba meditando en la Palabra de Dios, orando, rindiendo alabanza a mi Señor y dueño de mi vida. Mi corazón late bien fuerte y mi ser se estremece en lo más profundo cuando me presento a Dios en adoración y clamo para que la presencia del Espíritu Santo llene mi vida y mi hogar.
Recibo a diario pedidos de oración por personas que han perdido el primer amor en Cristo Jesús, y confieso en lo personal que he vivido también una etapa así; recibo también pedidos de oración por reuniones de mujeres las cuales quienes lideran les preocupa que estas preciosas damas ya no tienen el incentivo de adorar a Dios, de buscar de su presencia, de leer la Biblia y todo eso es consecuencia mis amadas de haber perdido el primer amor en Cristo Jesús.

Para todas aquellas mujeres que se sienten sin fuerzas, que sienten que el corazón ya no les late de amor por Cristo Jesús, que han perdido esa comunión que tenían y que ahora les da lo mismo mirar televisión o estar en Internet todo el día, en vez de buscar a Dios y adorarle en espíritu y verdad.
Para todas estas bellas damitas, las cuales Jesús ha comprado con su sangre preciosa, les dedico estas palabras que el Espíritu Santo puso en mi corazón:

 

Vuelve hija a Mí
Vuelve al primer amor.
Porque dí mi vida por tí
Y mi sangre deramé por tu amor.
Yo Soy el que Soy
Y nada hay fuera de Mí.
Extiende hoy tus manos
Y recibe de mi presencia y mi unción.
Paz, amor y renuevo...
Derramo hoy en tu corazón.
Vuelve al primer amor
Y apasiónate por Mí.
Vuelve a susurrarme al oído
tus palabras de amor.
Vuelve a las primeras obras
Y al clamor con fervor.
!Vuelve a Mí!
Y volverás a vivir
Porque Yo Soy tu Dios...
 Quien te hice y te formé.
Soy el que te ama y te cuida...
Soy el que te ayuda a  vencer.
 
 
Apocalipsis 2:2 Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos;
2:3 y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado.
2:4
Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.

Oremos:

Dios en el nombre de Jesús perdona hoy nuestros pecados, cubrimos con la sangre de Cristo nuestra vida y nuestra familia.
Espíritu Santo por favor en este día clamamos para que nos llenes de tu presencia, para que tu sabiduría, tu paz, tu revelación divina venga en nuestro corazón y podamos hoy ser personas que te amen y adoren en espíritu y verdad.

En este día nos unimos en clamor, para pedirte perdón si hemos perdido el primer amor en Tí, amado Jesús, rogamos que tu favor esté ahora llenando nuestro ser, que tu gracia y tu misericordia Padre amado nos ministre en este día.
Levantamos al cielo nuestras manos reconociendo tu grandeza.

Padre querido ahora me pongo en la brecha en oración a favor de cada mujer que está a punto de bajar sus brazos, donde se ve abatida por los problemas, en donde su corazón ya no tiene más fuerzas y cree o siente que Tú la has abandonado.
Padre de la gloria te clamo ahora por cada vida que han perdido el primer amor en Cristo Jesús en donde satanás ha venido a robarles la paz y el gozo de la salvación, te ruego que tu presencia inunde ahora todo su ser y que hoy se levante en Cristo Jesús para vivir una vida abundante en Tí.
Señor por favor quita el velo de cada vida, quita toda incredulidad y toda falta de fe, Señor amado Tú eres el que levanta nuestra cabeza, por favor te ruego que levantes cada cabeza que se ha inclinado ante el desánimo y la desesperanza.

Señor sé que ninguna oración vuelve vacía, sé que te deleitas en contemplar a tus hijos que vienen  a Tí con un corazón y un espíritu humilde, reconociendo que sin Tí nada somos, sé que tu misericordia y tu paz están siendo derramada ahora en cada vida que te clama.

Te amo y te entrego este día en tus manos, te entrego ahora cada persona que está leyendo mi blog y que está en un pozo de desesperación, te ruego  para que Tú le hagas descansar en delicados pastos.
Amén.

 

Salmo 23:1 Jehová es mi pastor; nada me faltará.
23:2 En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.
23:3 Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
23:4 Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque Tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
23:5 Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.
23:6 Ciertamente el bien y la misericordia
me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa de Jehová moraré por largos días.
 
Con cariño: Tere.
 
!Qué Dios te bendiga!