lunes, 1 de abril de 2013

UNA PALABRA PODEROSA PARA COMENZAR LA SEMANA Y EL MES DE ABRIL



Dios les bendiga en esta semana que comienza y en este mes de abril.
Les voy a compartir una palabra que estuve meditando esta mañana en mi momento de lectura de la Biblia y de oración.

Romanos 6:22 Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.
6:23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.


Estaba pensando en aquellas personas que han entregado su vida a Jesucristo y sin embargo siguen sumergidos en el pecado, en la mentira, en pecado sexual, en celos, odio, falta de perdón, etc.

En este comienzo de mes y por supuesto de semana, deseo alentar tu vida y exhortarte a que cambies de actitud. Porque cuando entregamos nuestro corazón a Jesús y lo hacemos nuestro salvador, también le tenemos que hacer el Señor de nuestra vida; y en ese andar juntos debemos vivir en santidad.
Y sí qué se puede vivir una vida en completa santidad, gracias a Jesús que es Santo nosotros somos santos a través de Él.
Una vida consagrada a Dios, en santidad, en obediencia, en búsqueda día a día de su presencia, en total integridad y santidad, nos garantiza fruto de santificación, y como fin, la vida eterna.

No hay que menospreciar el sacrificio de Jesús en la cruz, hay que honrarle con nuestra vida.

En este día, Jesús te dice:

San Juan 8:31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos;
8:32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.


No dejes de permanecer en la Palabra de Dios, de meditar en ella, de buscar la presencia del Espíritu Santo cada día, porque gracias a la obra de Jesús, por medio de Él y por Él, conocerás la verdad y esa verdad te hace libre, para no pecar, para vivir en santidad, para tener salvación, para orar y clamar al Dios vivio y así comenzar a recibir las bendiciones que el Altísimo Rey de Reyes tiene para tu vida y tu hogar.

Miqueas 7:7 Mas yo a Jehová miraré, esperaré al Dios de mi salvación; el Dios mío me oirá.

!Cuántas personas no pueden ir a la presencia de Dios en oración, por qué sus vidas en pecado no se lo permite!
Pero cuando tenemos un corazón rendido ante su majestad, cuando reconocemos cada día que hemos pecado y nos arrepentimos y vivimos conforme a su Bendita Palabra; no hay nada que nos pueda estorbar; iremos confiadamente en oración sabiendo que podemos esperar en Dios y que sus oídos están atentos a nuestro clamor, porque no hay nada en nuestra vida que nos acusa y por ende nos aleja de su presencia.

Dios es un Dios de amor y siempre desea que las almas se salven, pero hay una demanda de su parte; creer en su Hijo Jesucristo como salvador personal y cuidar nuestra salvación con temor y temblor; en santidad, con un corazón humilde, con una búsqueda interna de su presencia, de su bendita voluntad.

Nahúm 1:7 Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían.

Dios es bueno y ahora mismo está esperando que pongas tu vida a cuenta con Él, que dejes de pecar, que vivas una vida en santidad, en humildad de espíritu y de corazón.
Dios está oyendo tu clamor ahora mismo, a Él le interesa tu vida, Él toma tu angustia y te hace libre.
Por favor confiá en Jesús, dejá que Él restaure tu vida, tu corazón herido, tu hogar y todo tu ser.


Oremos:

Padre Dios en este día te pedimos perdón por todos nuestros pecados y te entregamos nuestra vida, nuestro corazón, todo nuestro ser y nuestro hogar.
Señor de la gloria, te pedimos en el nombre de Jesús que nos bendigas en este comienzo de semana y en este mes de abril.
Amado Padre divino, te rogamos que tu presencia esté con cada uno de nosotros y con nuestra familia, nos cubrimos ahora con la sangre de Cristo Jesús y declaramos victoria y bendición para nuestro hogar.
Señor poderoso, te reconocemos como el único Dios verdadero, te consagramos todo lo que somos y lo que hacemos a Tí, ayúdanos a vivir una vida conforme a tu Palabra, en obediencia, en santidad, en amor y en paz.
Espíritu Santo por favor, en el nombre de Jesús te pedimos que tu presencia, tu unción, tu pasión y tu restauración nos llene en este día; que la gracia de Jesucristo nos inunde, que el amor de Dios nos cobije y nos restaure.
Declaramos que vamos a comenzar un mes de abril, buscando de tu rostro en oración, leyendo tu Palabra, con un corazón humilde y agradecido ante Tí.
Gracias Dios por darnos la vida, gracias por tu amistad, por tu amor, por tu presencia, por darnos a Jesús para que tengamos vida eterna, gracias porque el maravilloso y poderoso Espíritu Santo clama por nosotros con gemidos indecibles y nos muestra tu verdad y nos revela tu deidad.
Te amamos: Amén.

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!