domingo, 28 de abril de 2013

"UN SÁBADO A LA NOCHE MÁS QUE ESPECIAL.... EN EL QUE DESEO DECIR GRACIAS"

Hola... Dios les bendiga en este día domingo y aunque acá en Buenos Aires está lluvioso, para mí hay un sol a pleno, un sol que brilla en mi corazón, debido a la noche tan especial que viví ayer.
Junto a Jorge, mi esposo amado, fuimos invitados a un nombramiento pastoral, mi amiga amada Débora junto a su esposo Eduardo, Claudia y su esposo Fabián (Villa Lanzone) y Norma y su esposo Gabriel (Pilar) fueron ungidos como pastores de la Iglesia Pueblo de Dios, de los Pastores Omar y Mirta Morán, qué puedo decirles amo a estos pastores con todo mi corazón.
Cada vez que el pastor Omar me habla o me da ese abrazo de padre, mi ser y mi espíritu se estremecen, lo siento mi amigo, mi padre y aunque no me congrego en su Iglesia, le siento mi pastor, porque sus consejos, siempre bendicen mi vida y penetran en lo profundo de mi corazón.
Tampoco me puedo olvidar de mi amada amiga la pastora Mariana, que con su abrazo me endulzó el alma y me llenó de amor; y las chicas de Villa Lanzone, me abrazaban, me miraban con tanto amor y qué decir las de Pilar, con sus abrazos profundos, sus sonrisas mirándome con un brillo especial en los ojos; guau... estoy llorando otra vez de tanto amor recibido.
Gracias preciosas amigas, gracias porque cada vez que Dios me da el honor de estar con ustedes, me llenan de tanto amor que me explota el corazón, les deseo que el Espíritu Santo las siga llenando y usando. Porque realmente ayer, ví en ustedes una presencia y un brillo tan especial de parte de Dios que conmovió mi espíritu.

Antes de irnos, le pedí al Pastor Omar que orara por mí y mi esposo y realmente fue de tanta bendición su oración, el poder de Dios fluyó en nuestras vidas a través de tan enorme siervo de Dios.
Y para finalizar trajo para que nos orara la Pastora Johana de Colombia, ese fue el broche de oro, comenzó a darnos Palabra de Dios en el espíritu, comenzó a decirnos todas esas luchas tan profundas que habíamos pasado y que intentaron destruirnos y como Dios siempre nos había sostenido de nuestra mano derecha; comenzó a decirnos el Espíritu Santo los planes que tenía para mi matrimonio en cuanto al servicio.
Les aseguro que las lágrimas no paraban, con Jorge llorábamos y llorábamos, a tal punto que no me pude despedir de esta gran mujer de Dios.
Y cuando nos fuimos, el abrazo final de las chicas, recordándo lo lindo que la habíamos pasado en el retiro hace unos años atrás y lo que más me impactó, que le decía a Dios que no me quería ir sin conocer a Juana, una bella damita, que me escribió un día, porque su mamá me había conocido en Villa Lanzone y le habló de mí, su mamá, una mujer tan hermosa que su sonrisa y su corazón junto con sus abrazos es imposible de olvidar.

Y así nos fuimos con Jorge, todavía con los ojos llenos de lágrimas, con alegría en el corazón, con nuestro espíritu lleno de tanta presencia de Dios.
Y pensar que fuimos para estar presente en el nombramiento pastoral de nuestros amigos y no sabíamos que Dios nos había llevado allí para hablarnos y bendecirnos.

Quiero agradecer de todo corazón a los Pastores Omar y Mirta, a la Pastora Johana, por venir hasta donde estábamos y dejar que Dios la usara con nosotros, quiero agradecer a las chicas de Pilar y Villa Lanzone y la Pastora Mariana, que con su brazo fuerte de amiga me impartió la presencia de Dios, quiero agradecer a la Pastora Débora, porque cuando me saludó y me abrazó fluyó de su vida un amor inmenso por mí, quiero agradecer a la Pastora Mirta Morán porque cuando se acercó a mí y me habló tenía un brillo en sus ojos tan especial que me hizo decir, quiero esa presencia del Espíritu Santo también para mí  y quiero agradecer  a cada hermano y hermana que se acercó a nosotros y nos llenó de amor y cariño.

Les amo, nunca me olvido de ustedes, Dios siempre usa sus vidas, para llenar mi corazón con tanto amor que me brindan.

Con cariño: Tere.

!Qué Dios les bendiga!