viernes, 12 de abril de 2013

"HOY A LA MAÑANA LEÍ..."

 
Bienaventurado del griego.... Bendito- Feliz.

Salmo 1:1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,
Ni estuvo en camino de pecadores,
Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;
1:2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia,
Y en su ley medita de día y de noche.
1:3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,
Que da su fruto en su tiempo,
Y su hoja no cae;
Y todo lo que hace, prosperará.
1:4 No así los malos,
Que son como el tamo que arrebata el viento.
1:5 Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio,
Ni los pecadores en la congregación de los justos.
1:6 Porque Jehová conoce el camino de los justos;
Mas la senda de los malos perecerá.


Esta mañana estuve meditando en el libro de Cantares, en Proverbios y en Salmos, pero el Salmo uno captó poderosamente mi atención; luego de leerlo sentí tan fuerte la presencia del Espíritu Santo y estas palabras brotaron de mi corazón, tomalas para tu vida, Dios está con su mano de amor tocando nuestro ser.

Bienaventurado eres...
Cuando en Mí confías.
Cuando en mis manos descansa tu ser.
Bienaventurado eres...
Cuando a Mí te entregas.
Y derramás tu alma en profunda oración.
Bienaventurado, Bendito y feliz...
Cuando tocás mi manto
Y te humillás ante mi presencia en adoración.
Bienaventurado cuando estás sediento/a.
Cuando amás mi justica y buscás mi bondad.
Bienaventurado eres porque todo lo que hagas prosperarás.
Bienaventurado quien busca el consejo de Dios.
Bienaventurado quien confía en Jesús.
Bienaventurado quien clama por la presencia.
Del Espíritu Santo en su vida y en su corazón.

Oremos:
Padre amado y poderoso, en el nombre de Jesús te pedimos perdón por cada uno de nuestros pecados; cubrimos con la sangre de Cristo nuestra vida y nuestra familia.
Pedimos que la presencia del Espíritu Santo comience a llenar nuestro ser y que tu unción comience a romper todo yugo que ata nuestra vida y nuestro hogar.
Amado y majestuoso Dios, en el nombre de Jesús te clamamos en este día porque deseamos ser bienaventurados, deseamos honrarte con nuestra vida, seguirte, servirte y vivir bajo tu voluntad y tu favor.
Señor amado, deseamos descansar en tus manos, tocar tu manto querido Jesús y clamarte por tu presencia divina en profunda oración.
Señor estamos sedientos de Tí, deseamos volver al primer amor en Cristo Jesús, deseamos tener pasión por tu presencia Espíritu Santo.
Dios en este día, en el nombre de Jesús, nombre sobre todo nombre, te clamamos para que tu consejo divino esté en nuestra mente y nuestro corazón.
Te amamos. Amén.

Con cariño:Tere

!Qué Dios te bendiga!