miércoles, 17 de abril de 2013

"ENTRE EL OCULISTA Y EL DENTISTA"

Ayer martes fuí a una consulta con un oculista y luego tenía un turno para que la dentista me arreglara una muela, la cual el plomo se me había salido.
Cuando entré al consultorio del oculista, me preguntó que me traía por ahí y le dije:
__Me está costando ver bien de cerca, me cuesta mucho leer y fijar la vista.
El doctor se sonrió y me dijo:
__Es la edad.
!Qué!!!!!!!!!! Exclamé dentro mío en silencio pero a gritos con mi alma.... y pensé qué maleducado es este doctor, ja,ja.
Me revisó, me dijo que tenía una vista perfecta, pero que después de los 40 años de edad hay un músculo que se deteriora (Presbicia) y que eso me pasaba a mí...... justamente!!!!.
Luego continuó diciéndome que lo único que necesitaba eran unos lentes para leer y nada más, que ojalá todos los problemas fueran esos.
Con una sonrisa le dije:
__Doctor, jamás creí que alguien me iba a decir que algo me pasaba por la edad, cuándo pasó todo eso, cómo pasó tan rápido el tiempo.
Y nos sonreimos juntos, me recetó unos lentes y me fuí.

Luego fuí al primer piso a esperar mi turno con la dentista, pero todavía me faltaba una hora, así que tomé mis apuntes y aproveché ese momento para escribir, más tarde llegó una mujer y muy cordialmente nos pusimos a conversar hasta que llegó mi momento en que la dentista tomaría su torno y haría su horroroso y macabro trabajo, ja,ja.





Les comparto uno de mis escritos del día de ayer, en aquella sala de espera.

!Estaba pensando en Tí...!

 
Estaba pensando en Tí...
En el sabor de tu sonrisa
En el calor de tu mirada
Y en el suave perfume de tu presencia.
 
Estaba pensando en Tí...
En tu amor y tu compañía
En tu humildad
Y tu profunda paz.
 
Estaba pensando en Tí...
En que si no te tengo desespero
Que sin tu amor me muero
Y que no sé vivir si Tú no estás.
 
Estaba pensando en Tí...
Y no puedo dejar de amarte
Pues al dar tu vida me compraste
Y me llenaste con tu infinito amor.
 
Estaba pensando en Tí...
Porque vos pensanste primero en mí.
Y con mi corazón te digo...
No puedo dejar de pensarte
Porque te amo por siempre y hasta el fin.
 
Siempre tuya: Te adoro mi precioso Dios.

Con cariño: Tere.

(A lo largo de esta semana seguiré publicando más escritos de aquella sala de espera, con olor a dentista y una mirada crítica de oculista, ja,ja.)

Consejo poderoso para este día:

Efesios 4:29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.
4:30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.


!Qué Dios te bendiga!