viernes, 26 de abril de 2013

"EL OTRO DÍA... EN LA SALA DE ESPERA DE MI DENTISTA"


Hola... !Qué Dios les bendiga y guíe en este día!
Les voy a seguir compartiendo algunos escritos mientras esperaba para ser atendida por mi dentista Alicia.
Si estás pasando por algún mal momento, te regalo cada una de estas palabras, para que las atesores en tu corazón y para que te pongas de pié por dentro tomada de la mano de Dios, porque solamente Él te da la victoria.

Dejá que Jesús restaure tu vida, dejá que El Espíritu Santo te llene hoy de su bendita presencia, dejá que el amor de Dios sea derramado en tu corazón.


Mujer... !Despierta!
No te creas las mentiras que satanás te declaró.
Mujer... !Despierta!
Que para Dios sos de alta estima
Sos preciosa, sos valiosa, sos su mejor obra de amor.
Mujer... !Despierta!
Que afuera hace frío y sólo Dios te da su abrigo.
Mujer... !Despierta!
Porque hoy la presencia de Dios
Restaura tu vida y tu corazón.
 
Isaías 40:31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.
 
 
Isaías 41:13 Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice:
No temas, yo te ayudo
 
Josué 1:9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.
 
 
Cuando no te conocía
Siempre tenía miedo y dolor.
Todo me asustaba
Y me generaba terror.
 
Cuando no te conocía
Tenía dolor en mis herídas.
Mi corazón latía fuerte
Al no saber que sería de mí.
 
Pero cuando Tú te presentaste
Me llamaste por mi nombre
Me tomaste de la mano
Y me diste sentido para vivir.
 
Y hoy que te conozco
Mi vida te alaba y te ama.
Y te estoy agradecida
Por lo que hiciste por mí.
 
Te amo mi amado Jesús.... Soy sólo tuya.
Tere.
 
San Juan 10:27 Mis ovejas oyen mi voz, y Yo las conozco, y me siguen,
10:28 y Yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás,
ni nadie las arrebatará de mi mano.
10:29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos,
 y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.
10:30 Yo y el Padre uno somos.

Con cariño: Tere.