lunes, 8 de abril de 2013

¿A QUIÉN LE ESTÁS DANDO DE COMER?

Hola... !Qué Dios te bendiga en este comienzo de semana!

Te voy a formular  algunas sencillas preguntas:

¿Cómo está tu vida espiritual?
¿A quién le estás dando de comer, a tu espíritu o a tu carne?
¿Llevás una vida en obediencia a Dios por medio de su Palabra y buscando su presencia en oración?
¿Están tus emociones tan alteradas y descontroladas qué no podés dejar de pecar?
¿Si pesaras en una balanza tu vida espiritual y tu vida emocional... para qué lado se inclinaría la misma?

Vamos a leer lo que nos enseña la Biblia, la bendita Palabra de Dios:

Gálatas 5:16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.
5:17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.
5:18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.
5:19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,
5:20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,
5:21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.
5:22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
5:23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
5:24 Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.
5:25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.
5:26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.


¿Impresionante verdad?... No tenemos excusas ante Dios, no hay palabra que nos justifique para pecar.

Cuando sometemos nuestra vida al Espíritu Santo, nos capacita para vencer toda tentación; Él intercede permantemente con gemidos indecibles por nosotras.
El Espíritu Santo y nuestra carne, son opuestos entre sí.
O agradamos  a Dios, o alimentamos a la  carne, no hay mucho que pensar; o vivimos  en libertad por medio de Jesucristo, o vivimos bajo el yugo de esclavitud  atadas  por medio de las obras de la carne.
Debemos sujetar nuestra carne al Espíritu Santo, allí está nuestra victoria; Él nos revelará a Jesucristo, Él nos llevará al corazón del Padre, Él nos dará fortaleza y poder para vencer.

Gálatas  5:25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.

En este texto, la palabra andemos, en griego significa literalmente "andar junto a...". Por consiguiente para poder vivir una vida en victoria, despojada de los frutos de la carne y llena del fruto del Espíritu Santo, es andando junto a Dios.

Hoy debemos proponernos  alcanzar vivir en el espíritu; debemos caminar junto al Espíritu Santo el cual nos garantiza una vida en libertad por medio de Cristo Jesús.
No hay excusas para pecar, debemos vivir en santidad, tenemos nuestro gran ejemplo y es Jesucristo, Él es santo.

Si estás atravesando luchas al no poder vencer las obras de la carne y deseás vivir una vida conforme al fruto del espíritu,  te invito a hacer esta oración:

Dios en el nombre de Jesús te pido perdón por todos mis pecados, recibo ahora a Jesús como mi Señor y mi Salvador personal; por favor anotá mi nombre en el Libro de la vida.
Señor amado, pido que la presencia del Espíritu Santo llene todo mi ser y me ayude ahora a vener por medio de Cristo Jesús.
Ahora Dios amado, tomo autoridad y es en el nombre de Jesús que renuncio a toda obra de la carne que gobierna mi vida; renuncio a toda fornicación, adulterio, pornografía, masturbación, incesto, prostitución, lebianismo, homosexualidad, pensamientos de lujuria, a toda idolatría, a toda mentira, envidia, celos, orgullo, incredulidad, falta de perdón, a todo vicio, a todo pensamiento de muerte, a toda angustia, a toda culpa, a toda mala palabra y a todo lo que me aleja de tu presencia.
Espíritu Santo te pido que saques a la luz todo lo oculto que hay en mi corazón para que lo pueda renunciar y dejar en las manos de Dios, ya que necesito ser libre y vivir una vida conforme al fruto del Espíritu.
Espíritu Santo, por favor, te pido que me ayudes en este día y siempre, a andar junto a Tí, quiero recibir de tu amor, de tu gozo, de tu paz, de tu paciencia, de tu benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Amén.

Si necesitás oración, escribime, estaré orando por tu vida, tenés que levantarte en el nombre de Jesús y vivir una vida conforme a la libertad que sólo Dios nos puede dar por medio de su Hijo Jesús y a través del Espíritu Santo.
El Espíritu Santo te llena de su poder para vencer, para vivir en victoria, para vivir en santidad, con una vida íntegra ante la presencia de Dios.
No te olvides que sos especial tesoro para Dios, tu vida vale mucho, sos la niña de sus ojos.

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!