lunes, 22 de abril de 2013

"A MI ESPOSO"

Jorge.... En mi corazón está guardado como oro refinado, aquel maravilloso 25 de noviembre del año 1989, en el que hicimos pacto con Dios en matrimonio y mirándonos a los ojos con nuestro corazón derramado de amor ante el altar nos dijimos....!Sí!..

En nuestra invitación de casamiento pusimos este texto bíblico:

Cantares 8:7 Las muchas aguas no podrán apagar el amor,
Ni lo ahogarán los ríos.


Y te aseguro que en aquel entonces, siendo tan jóvenes nunca imaginé que ibamos a pasar por aguas tan profundas en donde muchas veces sentíamos que hasta ahogaba nuestro amor.
!Pero gloria a Dios qué siempre nos sostuvo con su mano de justicia y nos sacó de aquellas aguas tormentosas y nos puso en lugar espacioso y nos renovó nuestro amor y nuestra pasión!

!Cuántos años qué estamos juntos, lo pienso, miro a nuestros hijos y no tengo más qué palabras de agradecimiento con Dios por amarnos tanto!
Hoy que miro hacia atrás veo que todo lo que vivimos nos ha fortalecido, cierro mis ojos y con mi corazón te abrazo y al abrirlos podrás ver cuanto te amo.

Amado mío, las muchas aguas no pudieron apagar nuestro amor, ni los profundos ríos pudieron ahogarlo; porque Dios es fiel y cumplió su pacto con nosotros y en cada tormenta nos ha resguardado.

Pienso que desde los 18 años justamente el 18 de abril cumplimos aniversario de novios, tantos años caminando juntos, de vivir en amor y en santidad y eso le agrada a Dios.
Mi anhelo más profundo es servir juntos a Dios, es criar a nuestros hijos en amor y es envejecer a tu lado llenos de la presencia del Espíritu Santo, sobre nuestras vidas, nuestra familia y toda nuestra descendencia.

Amado mío... me gusta cuando me mirás a los ojos con profundo amor y saber que en Dios cada día tenemos la oportunidad de empezar juntos un nuevo amanecer, una nueva visión, porque nada ni nadie mientras estemos bien tomados de la mano de Dios, podrá apagar ni ahogar nuestro amor.

Te amo: Tere.



En este comienzo de semana, mi clamor es para que Dios en el nombre de Jesús, derrame la presencia del Espíritu Santo en cada vida, en cada matrimonio, en cada familia y hogar.
Le pido a Dios que restaure cada matrimonio, así como lo hizo con el mío, que aún mayor sea sobre cada pareja que necesita que Dios renueve el amor.
No te desanimes, aunque sientas que tu matrimonio está sumergido en aguas profundas que están ahogando el amor y el hogar, siempre, pero siempre la mano de Dios viene a favor de las familias, siempre Dios oye el clamor de sus hijos y tiene todo el poder para derribar a satanás y toda obra de maldad que se levante en cada hogar.
Tené ánimo, tené fe, si Dios lo hizo en mí y en mi esposo, sé que mayores cosas hará en tu vida y tu matrimonio

Romanos 8:31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?
8:32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con Él todas las cosas?


Levantá hoy tus manos y declará con todo tu corazón que tu vida y hogar son de Dios, creé que Él está con ustedes porque así lo dice su Palabra porque  con Jesús no solamente está tu salvación, sanidad y liberación, sino también la restaruación de tu matrimonio y tu familia.

Decí con todo tu corazón:

Dios en el nombre de Jesús me arrepiento de todos mis pecados, recibo a Jesús como mi Salvador personal, por favor anotá mi nombre en el Libro de la vida.
Espíritu Santo llename de tu presencia, renuncio en Cristo Jesús a toda falta de perdón, de fe y a todo lo que me aleja de Tí.
Padre amado, te entrego ahora mi matrimonio, te entrego mi hogar, para que tu mano de poder traiga sanidad, traiga restauración, te ruego en el nombre de Jesús que tu amor sobrenatural sea en mi matrimonio y que podamos caminar juntos tomados de tu mano bajo tu poderosa presencia.
Te lo ruego en el nombre de Jesús. Amén.

!Qué Dios te bendiga!