miércoles, 27 de marzo de 2013

"MIENTRAS ANDABA EN MI BICI...ME ACORDÉ CUÁNDO SE ME CAYÓ LA POLLERA"

Hola mis amigas... hoy acá en Buenos Aires es una mañana soleada, hermosa, está espectacular para salir a pasear; pero como las obligaciones llaman primero, tuve que tomar mi bicicleta y salir a hacer compras; igual aproveché mi paseo y además me encontré con gente que quiero mucho.



Bueno les cuento, mientras andaba en bici, de repente vino a mi memoria una escena divertida, (ahora que ya pasó hace tiempo) la cual obviamente yo soy la protagonista, les cuento:

Resulta que hace unos cuantos años atrás, creo que tenía cerca de .... qué chusmas qué son... no les voy a decir, ja,ja, bueno, continuo, con Jorge, después de venir de una reunión en una Iglesia que íbamos fuimos a buscar a mis hijos en ese entonces pequeños a la casa de mi mamá que los estaba cuidando.
Bajamos del auto, Jorge buscó la llave para abrir la puerta, justo venía un grupo de muchachos, hacían bastante ruido  nos llamó la atención y ambos miramos; y ....¿Qué creen amigas???
Justo frente a estos chicos, a mí, sí a mí, se me cayó la pollera negra muy linda que llevaba puesta y me quedé en paños menores, oh Dios mío....!!! EXCLAMÉ!!!
Jorge de los nervios no podía abrir la puerta y yo rápidamente me agaché y me levanté la pollera, la cual se había caído el botón y fue propicio todo eso para lo que me ocurrió.

Hoy que pasaron los años me río muchísimo de esa experiencia, una más en la lista de las que llevo durante años por ser despistada, distraída, y todo lo que se te ocurra.

Pero...¿Por qué les cuento todo esto?
Es que me puse a pensar las veces que vamos por la vida, tan seguras de todo y de repente como a mí me pasó se nos cae la pollera; pero la pollera emocional y espiritual; entonces quedamos abrumadas sin saber qué hacer ni a dónde ir.

Quedar en ropa interior frente a los demás es feo, ja,ja, menos mal que estaba nuevita, ja,ja, bueno, imaginemos por un instante que nuestro corazón dolorido, angustiado queda de repente expuesto ante los otros debido a alguna actitud nuestras.

Hoy quiero invitarlas a reflexionar, a examinar nuestras vidas, a ver aquellas áreas que tenemos que cambiar porque están todo el tiempo expuestas ante los demás y que nos llevan a ponernos polleras espirituales o emocionales que se nos caen en cualquier instante.

El mejor lugar para ser sanadas, restauradas y consoladas es en la presencia de Dios, es estar debajo de sus alas, escondidas en la palma de su mano.

No mires a Dios como un Papá malo y dictador; por el contrario, Dios es un Dios de amor, quién nos ve a través de Jesucristo nuestro amigo fiel y abogado y envía al Espíritu Santo a nuestro favor para sacarnos de cualquier pozo de desesperación que podamos estar metidas.



Hoy te invito a que mires el cielo, no importa si está celeste o nublado, lo que quiero es que cambies tu actitud de derrota y levantes tu cabeza y te permitas ser amada por Dios.
Hoy sorprendete y sentate en el jardín de tu casa, allí debajo de las flores y cerrá tus ojos y permitite descansar.
Hoy te invito a mirarte al espejo y arreglarte el cabello, lavarte la cara y pintarte un poquito para  levantar tu ánimo y así dibujar en tu rostro una sonrisa y puedas observar lo linda que sos.
Hoy te aliento a que te pongas de pie por dentro, a que dejes por un instante aunque sea, cada uno de los problemas y te animes a levantar tus brazos al cielo y dejar que el amor de Dios sane tu corazón.
Hacé algo que te guste, podés leer, andar en bici, salir a caminar, tejer, pintar, arreglar el jardín, jugar con tus hijitos, salir a pasear con una amiga, pintate las uñas, poné flores en tu florero, abrí la ventana para que entre el sol a tu casa y traiga nuevos aires, porque la verdad es que no podemos dar lo que no tenemos, y todo lo que necesitamos está a muy corto alcance nuestro , está tan solo en la mano de Dios y lo más maravilloso que su mano está extendida sobre nuestro corazón.
Vamos!! No te  desanimes, abrí hoy a Jesús la puerta de tu corazón, abrile tu vida toda, para que Él pueda escribir en tu interior, la más bella melodía de amor, porque te aseguro que a Jesús le late muy fuerte el corazón por cada una de nosotras, quienes le decimos:
 __Sí Señor creo en Tí, ayúdame, socórreme, sos mi único y gran amigo.


SALMO 91
 
 
PD: Si tienen alguna anécdota divertida como la mía y que por supuesto se pueda contar, me encantaría que me la compartan, porque la verdad ,es que quiero pensar que no soy la única en todo el planeta que le pasan estas cosas.
__Oh, no, creo qué soy la única. (ja,ja)
 
Las amo amigas, aprecio mucho cuando visitan mi blog y siempre extiendo mis manos pidiendo a Dios que bendiga a cada vida que me visita.
Besos.


Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!