martes, 26 de febrero de 2013

"UN POPURRÍ DE MI LECTURA DE HOY..."


Hola mis amadas y preciosas amigas....¿Cómo están hoy?
Es mi deseo que la paz de Dios inunde sus corazones.
Como ya saben no comienzo mi día sin tener mi momento de intimidad con Dios, orando y leyendo su Palabra.
Hoy a la mañana estuve meditando en la Biblia, la Palabra de Dios y tomé nota de algunos versículos para compartirlos con ustedes.
Traten de no terminar el día sin orar, sin leer la Biblia, sin decirle a Dios cuánto lo aman y sin decirle a un ser querido cuán importante es para ustedes.



San Mateo 22:32 Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos.


San Mateo 22:37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.
22:38 Este es el primero y grande mandamiento.
22:39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
 


Ezequiel 20:19 Yo soy Jehová vuestro Dios; andad en mis estatutos, y guardad mis preceptos, y ponedlos por obra;



Salmo 119:9 ¿Con qué limpiará el joven su camino?
Con guardar tu palabra.
119:10 Con todo mi corazón te he buscado;
No me dejes desviarme de tus mandamientos.
119:11 En mi corazón he guardado tus dichos,
Para no pecar contra Ti.



Salmo 119:15 En tus mandamientos meditaré;
Consideraré tus caminos.
 

Salmo 119:73 Tus manos me hicieron y me formaron;
Hazme entender, y aprenderé tus mandamientos.

Salmo 119:92 Si tu ley no hubiese sido mi delicia,
Ya en mi aflicción hubiera perecido.
119:93 Nunca jamás me olvidaré de tus mandamientos,
Porque con ellos me has vivificado.
119:94 Tuyo soy yo, sálvame,
Porque he buscado tus mandamientos.



Salmo 119:105 Lámpara es a mis pies tu palabra,
Y lumbrera a mi camino.
 


Salmo 119:153 Mira mi aflicción, y líbrame,
Porque de tu ley no me he olvidado.
119:154 Defiende mi causa, y redímeme;
Vivifícame con tu Palabra


 
¿Qué les parece si nos unimos en oración y  rendimos nuestro corazón ante la presencia de Dios y le decimos juntas cuánto lo amamos?


Padre amado, venimos hoy tus hijas a darte las gracias por este día de vida, venimos a darte las gracias por cuidarnos, por tu amistad, por tu fidelidad y por darnos tu amor incondicional.
Padre amado y precioso, en este día clamamos para que tu presencia divina esté en nuestras vidas y en nuestro hogar, clamamos para que traigas paz a nuestros hogares, para que traigas salud y bienestar, para que nos renueves en el río de tu Espíritu y para que podamos cada día vivir cobijadas debajo de tus alas.
Señor Dios poderoso y amoroso, te amamos con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con toda nuestra mente.
Te decimos todo y te pedimos todo en el poderoso nombre de Jesús.
Amén. (Así sea).

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!