martes, 5 de febrero de 2013

"DECLARÁNDOTE MI AMOR...."

Muchas veces me escriben y se piensan que soy privilegiada y consentida con Dios, que no le pasa a todos  tener una relación tan fluída con El Espíritu Santo; pero lo que no saben es que eso se consigue a solas, en la intimidad de tu cuarto, en el gemido intenso de tu corazón, en la desesperación de tu alma al estar viviendo situaciones límites y saber que Dios por medio de su Hijo Jesús y a través de la obra del Espíritu Santo, es el  único que tiene el poder, puede y quiere ayudarte y tomarte fuerte de la mano y llevarte así a vivir una vida en su presencia.
La clave además de creer, es saber esperar en Él.

Hay que decidirse a pagar el precio y no estoy hablando de sacrificios, porque el gran sacrificio para que tengamos salvación, vida eterna y sanidad lo hizo Jesús en la cruz y al resucitar nos dio autoridad en su nombre para vencer y para derribar toda fortaleza que satanás venga a traer a nuestra vida.
Lo que estoy hablando es el precio de morir a uno mismo, a las emociones, a los deseos, a nuestro propio tiempo, es pagar el precio de elegirlo a Dios antes que otra cosa.
Es pagar el precio de ser sabia y poner en primer lugar mi relación con Dios, luego conmigo misma, ya que no puedo dar lo que no tengo, después  con mi familia y luego con todo lo demás.

En mi andar cristiano nunca me enojé con Dios por ninguna situación difícil y horrible que he atravesado, al contrario he acudido siempre en sus brazos y Él me ha cobijado fielmente.
No soy perfecta, nadie lo es, no soy una elegida, porque Dios no hace acepción de personas, sino por el contrario Jesús dio su vida por cada uno de nosotros, por amor.
Por eso cuando me escriben y dependen de la oración que les envío, si bien me encanta poder ayudar y ser de bendición, lo que quiero que entiendan es que Dios no escucha más a un hijo que a otro, lo que quiero que entiendan es que hay que buscarle con todo el corazón sabiendo que Dios oye y también responde.

!Quiero animarte en este día a qué le clames con todo tu corazón, quiero alentarte a qué tenés qué experimentar  una relación no solamente de orarle a Dios, sino de acudir a su presencia cómo tu Padre!!
Él no mira tu raza, ni tu color de piel, ni tu trabajo, ni tus estudios, ni todo lo que lograste, o lo que nunca lograste.
Él mira siempre tu corazón y justamente ese es mi reposo en su presencia que puedo ante Él desnudarle mi alma y mi corazón, sabiendo que mi vida está a cuenta con Él y sabiendo que el mínimo detalle que no le guste de mi vida, Él tiene todo mi permiso para sacarlo y cambiarme.
Porque no hay nada más que ame en el mundo que el toque precioso de su presencia.

Esta mañana tuve la necesidad de declararle a Jesús una vez más mi amor y admiración por Él y te invito a que leas junto a mí estas letras que a  continuación te voy a compartir, para que vos también derrames tu alma ante su presencia y puedas recibir por medio del toque divino, salvación, sanidad, restauración, liberación, fortaleza, victoria, gozo y paz.

!Quiero qué puedas vencer el temor de ir a su presencia, qué puedas vencer la falta de fe y de confianza, quiero que te mires cómo hija/o y te sumergas en el río de su Espíritu y no qué vivas por las experiencias y las oraciones de los demás!
!Hay qué cerrar la puerta de la habitación, levantar los brazos y clamar!!
!Hay qué saber qué Dios no desprecia jámás a un corazón humilde, sino por el contrario, Él se inclina ante quienes van a sus piés a orar!!

Quiero amarte más...
Amarte desde adentro, con el fuego encendido desde mi corazón.
Quiero amarte más....
y descubrir en mi oración tu grandeza y tu majestad.
Quiero amarte más....
Que mi ser por Tí suspire, esperando en tus brazos mi contestación.
Quiero amarte más...
Con las fuerzas desde adentro y con mis ojos en Tí puestos para no desmayar.
Quiero amarte más....
Con un corazón humilde, porque sólo en Tí encontré la vida y la paz.
Esa paz que no se entiende, ese amor que me desborda
y que me abraza hasta el final.
Y si hoy fuera el último día de mi vida....
!Solamente yo quisiera vivirlo junto a Tí!!!
Porque te amo y te necesito y si no te tengo no respiro.
Hoy me consagro ante Tí mi amado Jesús...una vez más.

Te amo Jesús...siempre te amaré...te estoy agradecida y cada día te digo....!Ven a vivir en mi corazón!

San Juan 4:23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.
4:24
Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.


San juan 10:9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

Con cariño: Tere

!Qué Dios te bendiga!