sábado, 16 de febrero de 2013

"LAS COSAS HAY QUÉ LLAMARLAS POR SU NOMBRE"

San Juan 7:37 En el último y gran día de la fiesta,
 Jesús se puso en pie y alzó la voz,
 diciendo: Si alguno tiene sed, venga a Mí y beba.
7:38 El que cree en Mí, como dice la Escritura,
de su interior correrán ríos de agua viva.


Este texto bíblico de San Juan refleja mi vida.
Verdaderamente tengo mucha sed de su presencia, tengo sed de su amor, de su gracia, de su gloria, de su majestad, de su amistad, de su divinidad, tengo sed y el único que puede saciarla es Jesús.



Sé lo que es ir a la presencia de Dios y tener sed espiritual y en décimas de segundos el Espíritu Santo la está saciando en mi vida; pero también sé lo que es clamar desde lo profundo de tu ser por un avivamiento y aparentemente pareciera no suceder nada, hasta que de repente sentís que ese clamor abrió las ventanas de los cielos y la gloria de Dios comienza a manifestarse con más unción, con más llenura, con aceite fresco, con ríos que fluyen y fluyen en tu interior y solamente se consigue encerrada en la intimidad de tu habitación.

Hay que clamar a Dios y buscarle desde el alma, desearlo desde el corazón, gemir desde tus entrañas, hay que clamar a Dios sabiendo que existe y que te oye, sabiendo que Él es el único Diios poderoso y es galardonador de los que le buscan.
Al único Dios que sirvo y sigo es a Jescristo, creo y sirvo al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
No me inclino ante ninguna imágen, no me inclino ante ningún ídolo, no me doblego ante satanás ni sus huestes, no vivo una vida en pecado, por el contrario vivo una vida en santidad, de búsqueda constante, vivo una vida como humana que soy pero con la Palabra de Dios como mi guía, como mi manual de vida, vivo tomada de la mano de mi Dios, sabiendo que Jesús pagó un alto precio por mi salvación, vivo levantando mis brazos al cielo pidiéndole al Espíritu Santo que me llene de su presencia, porque sin su presencia me muero.

!Claro qué se levantan luchas, qué se levanta un mundo espiritual qué no desea qué abras los ojos y te levantes en fe en el nombre de Jesús, pero sé quién soy en Cristo Jesús y sé qué satanás tiene que huir en el nombre de Jesús porque Cristo lo venció en la cruz  y nosotros los hijos de Dios somos cabeza y no cola!!

!Ya basta de vivir un Evangelio light, un Evangelio en dónde todo se permite, en dónde da igual casarse o juntarse, en donde da igual fornicar, ver pornografía, masturbarse, y lo digo porque ministro en muchos lugares y cada vez más veo casos así en las iglesias, es como que todo da igual total Dios perdona.
Es terrible saber de algunos ministros que viven una doble vida en adulterio, en dónde la sana doctrina para algunos parece qué pasó de moda!!

!Por favor Iglesia hay qué levantarse en el nombre de Jesús y marcar la diferencia, hay qué llevar a las almas a vivir en Cristo, el pueblo de Dios tiene qué despertar!!

!Le escribo hoy a aquellas personas qué sienten ir en contra de la corriente, les escribo para alentarles, para decirles qué vale la pena seguir a Cristo y vivir en obediencia a Él, en santidad, en intimidad, guardados bajo su mano de poder!!

No voy a dejar de buscar al Espíritu Santo, su poder y su avivamiento. sólo porque un grupo de personas determinan que eso era para la época de los apóstoles, por favor.... yo creo en la sanidad divina, creo en la liberación de demonios, creo en el don de lenguas, creo y vivo la santidad divina, creo en toda la Palabra de Dios desde el Antiguo Testamento hasta el Apocalipsis y si en la Biblia dice que no hay que fornicar, adulterar, robar, mentir, robar,  etc. yo lo creo y lo practico.
La Palabra de Dios habla claro de no doblegarnos a las imágenes   a los ídolos, entonces porque tantas personas viven así, hay que entender que la verdad te hace libre y esa libertad se encuentra en la Palabra de Dios.

Creo en Dios y en todo lo que Él tiene para mi vida y para mi hogar y no voy a dejar al Señor hasta que me bendiga, no seamos por favor presa del diablo, por el contrario, satanás tiembla cuando los hijos de Dios alaban al único Dios verdadero y vivo.

Para seguir a Cristo hay que pagar un precio y es morir a uno mismo, es menguar para que Él crezca en nosotros, es vivir en obediencia a Él, y aunque vengan luchas y gigantes se aparezcan de repente, yo sé que mi Redentor vive, sé que en Cristo soy más que vencedora, sé que Él enviará a sus ángeles para mi socorro, sé que todo ayuda bien para los que le temen a Dios, sé que la sangre de Cristo me cubre y que en su nombre todo poder de las tinieblas tienen qué huir y sé que mi vida tiene que estar basada en la Palabra de Dios, en santidad, en  temor santo y obediencia a mi Rey.

En estos días mi espíritu clama como nunca a mi amado Dios, quiero conocerle más, quiero llenarme de su presencia, no quiero sólo una visitación de su Espíritu sino que anhelo cada segundo vivir en y con su presencia, y les aseguro que ese clamor está abriendo nuevos caminos en Cristo para mí y mi hogar, porque ya no puedo estar casi sin levantar mis manos y derramarle mi amor, necesito levantar mis brazos y pedirle que me llene más y más, estoy cocinando y estoy adorándole, estoy durmiendo y me despierto orando, voy al baño y levanto mis brazos y ahí está Él, les escribo y siento un fuego en todo mi ser, siento el ruído del río del Espíritu que está trayendo algo nuevo para nosotros sus hijos.... y yo, mis amadas y mis amados lectores y amigos no me quiero quedar afuera.

Estoy cansada del espíritu de legalismo de algunas personas, estoy cansada porque ató mi vida por años, viví más pendiente de esa gente, de las cargas que me ponían, de su juicio, de su orden constante a hacer lo que ellos querían que hicieran y había puesto a Dios en segundo lugar, porque venían y me decían que Dios me ordenaba hacer tal o cual cosa, hasta que me animé y arrebaté en oración y en el espíritu lo que Dios tenía para mi vida y ahora estoy tan sensible a su voz, que no me van a engañar así nomás, porque aprendí....!gloria a Dios!!!, porque en Cristo aprendí a probar los espíritus, aquellos que se disfrazan de cordero y son lobos rapaces.
Hoy me he convertido en la intimidad de mi hogar en una fuerte intercesora, aprendí a ponerme en la brecha y a orar conforme a lo que el Espíritu Santo me revela a favor de aquellas personas que son presas de falsos profetas, aquellas personas que son presas del mal, de la enfermedad, está lleno de abusadores, maltratadores, que se mezclan en las iglesias y se esconden en algún cargo para tapar su doble vida, pero gloria a Dios porque el Espíritu Santo saca a luz lo oculto y toda obra perversa sale a luz. 
Prefiero ser como Débora yendo al frente de batalla y denunciar esos casos y no ser una mujer tibia que no se compromete con Dios y esconde su lámpara debajo de la cama.
Quiero ser sal y luz en Cristo Jesús, quiero ser sabia y entendida, quiero discernir por medio del Espíritu Santo y no jugar como hacen algunos que estafan a las personas usando el nombre de Dios.
Todo sale a la luz y todo Dios lo ve y todo irá a juicio divino.

No soy especial, nadie es especial para Dios, Él no hace acepción de personas, pero lo qué sí sé que soy es amante de la presencia de Dios, amante de la mano de Dios y de estar debajo de sus alas, amante de Jesús, de su obra en la cruz, de su sangre preciosa, amante del poderoso Espíritu Santo que me renueva y transforma cada día.

Hoy quiero entrar a tu hogar a través de Internet y decirte que hay  vida en Cristo Jesús, quiero decirte que te levantes en el nombre de Jesús, que te llenes de la presencia del Espíritu Santo, qué dejes de adorar imágenes (Salmo 115), que dejes de chusmear, de lamentarte, de vivir en Facebook y no le das ni un minuto de tu tiempo a Dios, vengo a decirte que dejes de consultar horóscopos, sino que consultes al Dios de la gloria, te vengo a decir que dejes de pelear, de vivir bajo celos y envidia, que dejes de mirar a los demás y te enfoques en lo que Dios quiere hacerte en tu vida.

A las cosas hay que llamarlas por su nombre, el pecado es pecado, hay que saber que el único camino para llegar a Dios es por medio de Jesús y hay que saber que existe el cielo para los que reciben a Cristo en su corazón y le reciben como Señor y Salvador de sus vidas y hay un infierno para todos aquellos que viven lejos de Dios y le dan su espalda.

Hay amor y paz, hay vida abundante y bendición para los hijos de Dios.

En donde te encuentres, vengo hoy a decirte en el nombre de Jesús que te sacudas y te levantes en el nombre de Jesús porque la gloria de Dios ha venido sobre Tí.
Abrile tu corazón a Jesús, viví por Él y para Él y tu vida cambiará.

!Por favor, no te acostumbres a Dios, Él es fuente inagotable de vida, Él tiene algo nuevo para tu vida siempre!!
!Hay qué salirse de la rutina espiritual, hay qué entrar en el río de Dios!!

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!