domingo, 27 de enero de 2013

"ME LEVANTÉ PARA ESTAR CONTIGO"





!Dios te  bendiga en este bello día!!
Quiero que te acerques un momentito a mí, porque voy a compartirte una experiencia más de mi vida.


Por lo general, los domingos me levanto más tarde que los demás días; anoche junto a mi esposo y uno de mis hijos nos quedamos hasta tarde viendo películas de Cantinflas, realmente nos moríamos de la risa...!!!
!Qué gran momento, sin qué ellos se dieran cuenta los miraba y mis ojos se llenaban de lágrimas, de agradecimiento a Dios por darme la vida, por haberme sanado y por permitirme estar junto a mis seres queridos!!
Cuando vivo estas experiencias no puedo dejar de pedir por aquellas personas que me comparten alguna enfermedad y que sienten que pierden las fuerzas para vivir cada día.
Quiero alentarte en este día y decirte que si Dios me sacó a mi del lecho de muerte, yo sé que lo va a hacer también con vos, porque Él no hace acepción de personas.

Bueno te sigo compartiendo, la verdad que nos acostamos tarde, muy tarde, pero esta mañana bien, bien tempranito, sentí que el Espíritu Santo me llamaba para estar en su presencia. Miré mi reloj y me dí cuenta que tan sólo llevaba durmiendo cuatro horas, pero no me pude resistir y caí rendida ante sus piés, ja,ja, como verás estoy enamorada de mi Dios vivo, real y super amoroso y poderoso.
Me levanté, preparé mi mate, mi Biblia, mi lista de oración, un libro que me regalaron hace poquito y me dispuse a estar en la presencia maravillosa de Dios.
Acabo de terminar de leer el libro de Hebreos en el Nuevo Testamento, pero antes de meditar en su Palabra le pedí al Espíritu Santo que tomara control de mi vida y me diera sabiduría para entenderla y así ponerla por obra.

Fue entonces que mientras leía la Biblia, cada letra comenzó a cobrar vida en mi corazón, no podía evitarlo, las lágrimas corrían por mis mejillas, mi corazón comenzó a latir fuerte y un calor suave mezclado con una brisa abrazadora me estaba diciendo que El Espiritu Santo de Dios estaba conmigo allí en mi cocina. Comencé a orar, a clamar intercediendo y dejando que El Espíritu Santo me guiara y por nada en el mundo quería perder su presencia y su unción.

Hebreos 10:26 Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados,

Cuando leí este texto de Hebreos 10: 26 y te aconsejo leer todo lo que sigue, le dije al Señor que por favor yo no quería nunca menospreciar su sacrificio en la cruz; entonces recordé a tantas personas que llevan años de estar en el camino de Dios aún sirviéndole y sin embargo mantienen una relación de fornicación, de adulterio, también recordé cuantos casos me encuentro de falta de perdón y viven atadas a ese sentimiento abriendo puertas espirituales satánicas sobre sus vidas, porque si Dios siendo Dios nos perdona a través de Jesucristo...¿Quienes somos nosotros para no perdonar?

Luego continué leyendo y mi espíritu fue conmovido ante esta Palabra: 

Hebreos 10:38 Mas el justo vivirá por fe;
Y si retrocediere, no agradará a mi alma.
10:39 Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.


Entonces clamé:
__Señor mío soy justa a través de tu Hijo Jesús y por su sacrificio en la cruz tengo salvación y vida eterna, por Él y en Él está mi fe y te ruego que no permitas nunca que retroceda mi alma, sino por el contrario, que mi fe en Cristo haga cada día preservar mi alma en tu presencia.

Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Comencé entonces a declarar este texto de Hebreos 11 sobre aquellas peticiones de mi corazón las cuales necestian ser vistas con los ojos de la fe y una paz inmensa llenó mi corazón.

Hebreos 12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

Y cuando llegué a este texto de Hebreos 12:2 me dí cuenta que mis ojos estaban puestos en Jesús, el amor de mi vida, quien me fortalece y me consuela, quien levanta mi cabeza cada día y me lleva a vivir una vida en fe, victoria, santidad, fortaleza, redención, liberación y de unción por medio del Espíritu Santo.

Hebreos 12:28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia;
12:29 porque nuestro Dios es fuego consumidor.


Entonces conforme a esta maravillosa Palabra de Hebreos 12:28 comencé a darle gracias a mi Dios, a declararle que mi vida toda le pertenece, que mi deseo es agradarle con temor reverente, con temor santo, porque no está hablando su Palabra de temor de miedo, sino de temor de reverencia ante un Dios tan maravilloso que por amor a nosotros nos dio a su único Hijo para que por Él y en Él tengamos salvación y vida eterna.

Hebreos 13:6 de manera que podemos decir confiadamente:
El Señor es mi ayudador; no temeré
Lo que me pueda hacer el hombre.


!Qué paz inmensa daba a mi corazón esta maravillosa Palabra de Hebreos 13!!
Poder decir y creer que El  Señor es nuestro ayudador, poder estar confiada en su presencia, no temerle  a lo  que  puedan hacerte, es realmente un bálsamo para el alma, el corazón y el espíritu!

Deseo con todo mi corazón que.... La gracia sea con todos vosotros. Amén
(Hebreos 13:25)

!Con cariño!: Tere.

!Qué Dios te bendiga!