viernes, 28 de diciembre de 2012

"MIENTRAS MIRABA EL MAR POR MI VENTANA"



Era una linda mañana de sol, más exactamente el 20/12/12, estaba mirando por la ventana del departamento en donde  me encontraba allí en San Clemente; mientras oraba con mi Biblia allí abierta, estaba mirando el mar y la gente pasar.
Oraba por ellos, por aquel lugar, por el temor de muchas personas al pensar que el 21 de diciembre iba a venir el fin del mundo.
!Cuántas mentiras trae satanás tomando la mente y el corazón de las personas, sólo Cristo trae libertad y paz, en Él hay salvación y vida eterna!!
!Debemos tener nuestra vida a cuenta con Dios, porque nadie sabe el día en que vendrá Jesús a buscar a su Iglesia, solamente ese día está guardado en el corazón de Dios!

De repente el Espíritu Santo habló a mi corazón, sentí la necesidad de tomar papel y lápiz para escribir lo que me decía.
Lo primero que sentí es que no solamente estas palabras que les voy a compartir eran para mí, sino que cuando Él pusiera en mi corazón las tenía que escribir en mi blog y justo hoy el Esp. Sto. me inquietó a hacerlo.

Quiero que tomes estas palabras para tu vida; Dios nos está invitando a pasar tiempo con Él, nos está invitando a tomar sus promesas, a sacudirnos de todo lo malo y a extendernos en Cristo a vivir una vida superior por el poder de su amor.


En dónde te encuentres, quiero qué sepas qué Jesús te está diciendo:


Yo quiero empezar un año contigo.
Un año en que te atrevas a confiar en Mí.
Un año en el que tomes mis promesas.
Un año en que vivas y creas y te dejes usar por Mí.
Yo quiero empezar un año contigo.
Quiero darte mi abrigo y llenar de mi presencia tu corazón.
Un año de bendicón y de paz.
De renuevo espiritual, de vivir tomada de Mí.
Te espero cada día en mi presencia.
Buscando de mi rostro y llenándote de Mí.
Te espero así sencilla y apasionada.
Con tus manos extendidas levantadas hacia Mí.
Te espero cada día clamando por mi gloria.
Clamando y derramando tu amor ante mi majestad.
Porque Yo soy el Gran Yo soy....
Y cada día velo por tu vida y te espero ante mi altar.

No sé cual es tu situación, si estás atravesando una enfermedad, o un problema laboral, familiar, etc. o quizás y ojalá así sea, estés en tu mejor momento; pero ante cualquier situación quiero decirte que nunca te olvides de tomarte bien fuerte de la mano de Dios.
Porque el anhelo de Dios es pasar tiempo con vos, es terminar el 2012 a tu lado y empezar el año  2013 contigo.

Para quienes están pasando alguna enfermedad o dificultad les regalo este Salmo.

Salmo 116:1 Amo a Jehová, pues ha oído
Mi voz y mis súplicas;
116:2 Porque ha inclinado a mí su oído;
Por tanto, le invocaré en todos mis días.
116:3 Me rodearon ligaduras de muerte,
Me encontraron las angustias del Seol;
Angustia y dolor había yo hallado.
116:4 Entonces invoqué el nombre de Jehová, diciendo:
Oh Jehová, libra ahora mi alma.
116:5 Clemente es Jehová, y justo;
Sí, misericordioso es nuestro Dios.
116:6 Jehová guarda a los sencillos;
Estaba yo postrado, y me salvó.
116:7 Vuelve, oh alma mía, a tu reposo,
Porque Jehová te ha hecho bien.
116:8 Pues tú has librado mi alma de la muerte,
Mis ojos de lágrimas,
Y mis pies de resbalar.

Así me encontraba yo, clamando a Dios, suplicándo ante su presencia, pidiéndole que incline su oído ante mi oración porque me veía morir y los dolores eran tan fuertes que parecían terminar con mi vida.
Me rodeaban ligaduras de muerte, me encontraba en angustia, pero invoqué a Dios en el nombre de Jesús y vino su Espíritu Santo a fortalecerme, a traerme paz, a enseñarme y exhortarme allí en el medio de mi dolor.
Y aunque mi sanidad fue lenta, sabía que Él cumpliría su propósito en mí, así como lo va a hacer y lo está haciendo en vos.
Su misericordia derramó sobre mi vida, sin merecerlo, solamente por gracia, por el bendito sacrificio de Jesús en la cruz.
Y allí estaba yo, postrada y Él me salvó.
Hizo volver mi alma a mi reposo, sí, allí es su presencia mi alma fue confortada y tuve descanso;  porque a Dios le plació hacerme el bien, así como le place hacerlo hoy en tu vida.
Y mi alma fue librada de la muerte y mis ojos ya no derramaron más lágrimas de dolor por aquella horrrible enfermedad (Síndrome de Fatiga Crónica).
Mis piés fueron afirmados y mi vida recobró vida, a través de mi hermoso Jesús.

Así como hoy puedo declarar las letras de este Salmo 116, tambíen hubo momentos que lo único que tenía para tomarme era mi fe, era la Palabra de Dios, era su Esp. Sto. usando esa situación para transformar mi vida.

Mi deseo es que nunca Dios nos encuentre con un corazón orgulloso, ni un espíritu altanero, sino que podamos ante cualquier dificultad ir a sus piés y clamar por un milagro, ir a sus piés y buscarlo a Dios por lo que es y no por lo que nos da.

!Vamos no bajes los brazos, siempre hay vida y esperanza en Cristo Jesús, a Él no le agrada ver a sus hijos sufrir, ponete en sus manos y dejá qué camine con vos, qué te acaricie el alma, qué restaure tu corazón, qué de vida a tus huesos secos y dejá que su unción, su aceite divina, sane cada herída, sane cada dolencia, sane cada enfermedad y puedas tener allí en la intimdad de tu habitación un encuentro con Dios!!
 

Salmo 37:4 Deléitate asimismo en Jehová,
Y Él te concederá las peticiones de tu corazón.
37:5 Encomienda a Jehová tu camino,
Y confía en Él; y Él hará.


Este es un Salmo que nos invita a movernos en fe, deleitarnos en Dios a pesar de....., humanamente parece difícil, aún para algunos imposible.
Pero sé puede, porque Cristo nos fortalece, porque tenemos su Palabra, porque el amor de Dios nos rodea, porque el Esp. Santo intercede con gemidos indecibles por nosotros y nos levanta.

!Qué hoy podamos deleitarnos en su presencia, qué hoy sepamos que Dios concederá a su tiempo las peticiones de nuestro corazón, qué hoy encomendemos a Dios en el nombre de Jesús nuestro camino, qué hoy podamos confiar en Él y qué nada ni nadie nos robe la bendición, la fe y la esperanza de declarar, confesar y hacer propia para nuestra vida....qué Él lo hará.

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!