viernes, 14 de diciembre de 2012

"AUNQUE LA SANIDAD SE TARDE...SÉ QUÉ DIOS CUMPLIRÁ SU PALABRA Y LLEGARÁ"

Hola...Dios les bendiga y les guarde enormemente en este día.
Esta mañana estaba meditando en la Palabra de Dios y también estaba recordando aquellos momentos tan difíciles que pasé cuando estaba enferma.
Pensaba en que realmente la sanidad divina es un misterio que cuando estemos en la presencia de Dios sé que Él nos va a revelear.
A veces he recibido sanidad divina en tan sólo orar y allí ver el milagro y otras tantas he pasado por un proceso en el cual parecía que nunca iba a llegar a mi vida; pero sin embargo Dios me salió una y mil veces al encuentro y me sanó.
!Gloria a Dios por su amor y su poder!
Pero como siempre digo, sigo a Dios por lo que es y no por lo que me da, esa es la prioridad en mi corazón, pero por eso no voy a dejar de creer y esperar que sus promesas divinas lleguen a mi vida y a mi familia.

Tengo hoy la necesidad inmensa desde lo profundo de mi corazón de alentarte y decirte que no te desanimes, que no bajes los brazos, que no pierdas la fe, no dejes que te roben la esperanza y no te olvides que Dios no hace acepción de personas y sé que su mano de poder está hoy sobre tu vida.


Isaías 53:4 Ciertamente llevó Él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.
53:5 Mas Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre Él, y por su llaga fuimos nosotros curados.
53:6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en Él el pecado de todos nosotros.
53:7 Angustiado Él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.


Creo fervientemente en esta Palabra de Isaías en el Antiguo Testamento, creo que Jesús dio su vida para salvación y vida eterna y creo que el mismo precio le costó nuestra sanidad.

No sé cual es tu situación difícil, o tal vez tu enfermedad o quizás estés atravesando algún problema familiar, etc.
Pero lo que sí sé es que tenemos un Dios muy grande y que es especialista en resolver nuestros imposibles.
Sé que Dios aplastará aquellos enormes gigantes que sentimos sobre nuestra vida y familia que parecen nunca retirarse.
Tenemos un Dios poderoso que no le es ajeno el dolor de sus hijos y que siempre está dispuesto a bendecir cada corazón.

!Qué hoy sea un día de reflexión, un día de poner nuestra vida a cuenta con Dios, un día de levantarnos en fe y creer que las promesas de Dios son para nosotros!
!Qué hoy nos levantemos en el nombre de Jesús y le ordenemos al diablo qué suelte nuestra vida, nuestra familia y todo lo qué nos corresponde!!
Tenemos un Dios muy grande ante un diablo tan chiquitito, no le creamos las mentiras y las maquinaciones que satanás trae a nuestra mente.
!Sí Dios dice en Isaías que Jesús llevó nuestras enfermedades, entonces debemos creer, no bajar los brazos, ponernos de pié por dentro, abrazar bien fuerte la presencia de Dios y esperar el glorioso día en el qué su promesa se cumpla en nosotros!


1 de Pedro 5:6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que Él os exalte cuando fuere tiempo;
5:7 echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros.
5:8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;
5:9 al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.
5:10 Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, Él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.
5:11 A Él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén


!Qué Palabra tan penetrante y tan reveladora nos deja el libro de 1 de Pedro!


Humillarnos ante Dios, esa debe ser nuestra conducata, ir a Dios con un corazón agradecido, un corazón limpio y libre de pecado, de culpa, de orgulloso, etc.
Dios no oye un corazón altivo, por el contrario sé que mi amado Dios para el cielo cuando escucha el clamor de un corazón humilde.

Echar cada día nuestra ansiedad sobre Dios en el nombre de Jesús y confiar que el Espíritu Santo nos fortalece y nos da poder para vencer y ser sabios y no necios, debe ser nuestra prioridad.
Resistir en el nombre de Jesús y cubrir nuestra vida y la de nuestra familia con la sangre de Cristo debe ser lo normal como cristianos.
Resistir en la fe, sabiendo quien es Jesús y lo que hizo por nosotros, eso nos da la convicción y la certeza de que en su nombre hay poder para ordenarle a cualquier situación que se vaya de nuestra familia en el nombre de Jesús.

Pasar por diferentes pruebas, tomados de la mano de Dios, teniendo una relación íntima con El Espíritu Santo nos lleva a crecer y a fortalecernos.
Pero debemos discernir por medio de su Espíritu si estamos bajo un ataque de satanás o si Dios está permitiendo esto para nuestro crecimiento.
Dios siempre pone paz en nuestro corazón, cuando en alguna situación no tengo paz y me siento angustiada e inquieta, entonces me doy cuenta que el enemigo está presentando batalla y dice la Palabra que yo debo resistir en la fe y eso hago y es maravilloso ver la mano de Dios trayendo la victoria.

!A Nuestro Dios sea la gloria, la honra, el poder, la alabanza, la adoración, el agradecimiento y toda nuestra vida!!

!Gloria al Padre, gloria al Hijo y gloria al Espíritu Santo!!!!


Te invito a levantar tus manos al cielo y a decirle a Dios con todo tu corazón:

Dios en el nombre de Jesús me arrepiento de todos mis pecados, recibo a Jesús como mi Señor y como mi Salvador personal, anotá por favor mi nombre en el Libro de la Vida.
Espíritu Santo te pido que me llenes de tu presencia.
Amado Dios en el nombre de Jesús te pido que tu palabra dada en el libro de Isaías, en que Jesús murió por mis pecados y por mis enfermedades, se cumplan para mí y para mis seres queridos.
Te amo, me comprometo a honrarte, a vivir en santidad, a seguirte, a servirte, a leer tu Palabra y a buscarte en intimidad con un corazón humilde cada día.
Gracias por tu amor y tu poder.
Amén: así sea.

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!