sábado, 8 de diciembre de 2012

"ABRÍ MI VENTANA Y SUSPIRÉ DE AMOR POR TÍ"


Abrí mi ventana como cada mañana, quería ver el sol y escuchar  los pájaros cantar.
Quería  respirar profundo tomando de tu aliento y sentirme una niña acariciada por tu viento.
Abrí mi ventana y me escondí en tus nubes, en tus rayos de sol y en tu aroma a rosa y miel.
Me sentí atraída por tu presencia y suspiré bien profundo deseando ser rodeada por tu unción.
Abrí mi ventana cual corazón agradecido, entregándote mi vida, mi melodía de amor; sabiendo que te tengo, que sos mi fortaleza, que de Tí depende mi vida y todo lo que soy.

En este mes de diciembre estoy  cumpliendo 27 años de caminar de tu mano, mi amado Jesús y mi gran amor, 27 años en que te abrí mi corazón y te dije
!Sí Jesús!!...creo en Tí, te recibo como mi salvador y mi señor.
Y no puedo dejar de darte la honra y de invitarte cada día a que reines en mi corazón.

Hoy sólo anhelo tu presencia, sentirte a mi lado, saberte junto a mí.
Hoy mi meta es abrazarte, darte mi corazón y servirte hasta el fin.
¿Qué hubiera sido de mi vida, si no te hubieras presentado a mi corazón?
¿Qué huiera sido de mi casa, de mis hijos, de mi hogar, de mi matrimonio y toda mi familia?
¿Qué hubiera sido de mí, de esta Tere qué si no te tiene la invade el temor?
¿Qué hubiera sido de mi vida cuándo me habían dado cuatro años de vida y llegaste vos y cambiaste mi muerte con tu vida y tu salud?
¿Qué hubiera sido de mí, oh Santo Dios, mi amado Salvador?
Pero..!Gloria a Dios. mi Rey de Reyes, mi amado Jesucristo qué tocaste mi corazón.
Ven Espíritu Santo que anhelo tu presencia, que necesito de tu unción,
Ven Espíritu Santo que no me conformo con lo vivido hasta ahora, sino que deseo, quiero y clamo por más de Tí y menos de mí en mi corazón.

Jesús quiero hoy darte las gracias por tu fidelidad, por dar tu vida por la mía, por haberme salvado, liberado, sanado, cuidado, acompañado, consolado, por haberme dado gozo, por abrazarme cada noche, por caminar conmigo en cada día y por cobijarme en tus brazos como si todavía siguiera siendo tu pequeña niña.

Te amo amor mío, no puedo callar mi amor por Tí, te amo tanto, tanto, que mi corazón explota de amor y con tan sólo pronunciar tu nombre me hace cosquillitas el corazón.

Y como siempre te digo, por siempre y para siempre nos une este gran amor.
Tu eterna enamorada...Tere.