viernes, 9 de noviembre de 2012

"UNITE A MÍ Y CLAMEMOS POR SU PRESENCIA..."

Hoy quiero invitarte a que te unas a mí y juntas clamemos a Dios para que su presencia descienda con poder sobre nuestras vidas.
Necesitamos de la presencia del Espíritu Santo en nosotras para llevar cada segundo de nuestras vidas adelante, para ser mujeres sabias, mujeres fuertes y valientes en Cristo Jesús, para ser mujeres con discernimiento, con amor, con paz, con templanza...guau!! cuántas cosas!! parecen imposibles de alcanzar, pero en Cristo Jesús todo lo podemos (Filip. 4:13).

Hoy va a ser un gran día para nosotras, porque cuando las hijas de Dios se unen para adorar y alabar al que vive y reina por los siglos de los siglos, te puedo asegurar que Dios detiene el cielo y todo el universo para deleitarse con nuestro amor y adoración.

Esta mañana en mi devocional, hubo un momento que mientras leía la Biblia sentí la necesidad de levantar mis brazos y adorar a Dios, con las letras que el Espíritu Santo ponía en mi corazón y en mis labios.
Luego esta letra quedó impregnada en mi corazón y la comencé a repetir una y otra vez.
Te la quiero compartir, para que vos dejes que el Espíritu Santo ponga la melodía en tus labios y te levantes hoy en alabanza y adoración a Jesús, te invito por unos instantes a que dejes de lado tus problemas, los cuales yo también los tengo y vaya que los tengo, ja,ja, pero nada me va a imperdir que adore a mi Dios.

Dame de tu presencia cada día.
Que mi corazón se agita de amor por Tí.
Dame de tu presencia cada día.
Que no sé vivir si no estás aquí.
Y me postro ante tu majestad.
Me maravillo por tu bondad.
Todo mi ser clama por Tí.
Por tu salvación, por tu sanidad y liberación.
Dame de tu presencia cada día.
Quiero oler a tu perfume Jesús.
Dame de tu presencia cada día.
Inúndame de tu unción.
Lléname, abrázame, restáurame.
En el río de tu unción yo quiero estar.
Levántame en tu poder para adorarte.
Y lléname de Tí hoy y por la eternidad.
!!Te amo Jesús!!

Luego, seguí leyendo la Biblia, me gusta leer el Nuevo Testamento, Salmos y Proverbios, también leo del Antiguo Testamento, oré, intercedí, como cada mañana lo hago, más allá de que en el día sigo orando y adorando a mi Dios.
Después vine a mi computadora y escuché este tema que a continuación te voy a compartir.
Quiero invitarte a que te tomes unos minutos, a que escuches este tema con todo tu corazón y que puedas recibir la ministración de Dios a través de cada letra.

Por mi parte lo escuché tanto, pero tanto, realmente me derramé ante la presencia del Espíritu Santo, terminé de pié frente a mi computadora, con los brazos levantados, clamando a Dios para que me de más de Él, para que me ayude a menguar cada día, porque quiero más del Espíritu Santo, más de Jesús en mi corazón y nada de mí.
!Qué Jesús crezca en nosotras hoy, qué nosotras quedemos chiquititas ante su majestad!

Tema: Yo quiero más de Tí.
Por: Jaime Murrell.


(Material extraído de You Tube)

San Juan 3:30 Es necesario que Él crezca, pero que yo mengüe.

Oremos amadas:

Señor amado, aquí estamos tus hijas, buscando más de Tí en este día.
Padre queremos menguar para que Jesús crezca en nosotras, renunciamos a toda obra de la carne que nos aleja de tu presencia, te pedimos perdón en este día, nos cubrimos con la sangre de Cristo y clamamos unidas para que tu presencia, la presencia poderosa del Espíritu Santo nos llene ahora.
Señor hoy clamamos por nosotras, hoy nos unimos las mujeres, tus hijas,  tus siervas para clamar por nuestras vidas, para que podamos ser sabias, compasivas, amorosas, fuertes y valientes en Tí, clamamos para que nos ayudes a llevar tu Palabra, para que tu unción nos renueve, para ser buenas esposas, madres, etc.
Clamamos porque anhelamos tu presencia y porque hoy nos levantamos por el poder de tu amor y te decimos que queremos más de Tí, queremos habitar en tu presencia, queremos menguar para que crezcas Tú y ser cada día más como eres Tú.
Oh Dios mío, tremendo es tu amor, tu gloria está cayendo sobre nuestras vidas ahora y está llevándose toda carga, toda enfermedad, toda opresión y nos está elevando al plano sobrenatural, para poder allí tomar tu victoria, esa victoria bendita que tenemos a través de nuestro amoroso y poderoso Jesús.
Padre todo lo que somos y tenemos es tuyo, nos levantamos ahora en fe, te confesamos como nuestro Dios, como nuestro Señor y te rogamos que en este día nos continues hablando, llenando de Tí y derramando tu favor sobre nosotras.

Padre en donde se encuentren ahora haciendo esta oración tus hijas, te pido que las bendigas, las llenes de tu presencia, las sanes, las levantes, les des una nueva visión en Cristo, las consueles, les des dones, que bendigas sus familas, todo lo que emprendan, que puedan hoy consagrarse a Tí y que las uses para extensión de tu reino.
Padre mirá por favor el corazón de tus hijas, aquellas que están en gran tristeza y tribulación; te pido Padre en el nombre de Jesús que las bendigas, que las levantes y las llenes de tu fortaleza.


Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!