miércoles, 21 de noviembre de 2012

"UN CLAMOR PROFUNDO...."

Esta mañana después de leer mi Biblia y al disponerme a orar, me recordé algunos correos que recibí ayer de algunas de ustedes mis queridas y amadas amigas.
Mi espíritu se conmovió, mi ser se estremeció, era como si el Espíritu Santo estaba poniendo en mi corazón la angustia y la tristeza que algunas de ustedes amadas amigas están viviendo y sufriendo.

Cada día clamo a Dios por las peticiones que me envían, sé el poder de la oración, sé de la necesidad que tiene una persona que está atravesando un momento difícil y como necesita que por medio de nuestro clamor y de nuestro apoyo les sostengamos los brazos caídos y cansados.
Doy tantas gracias a Dios por aquellas vidas que han sostenido mis brazos cuando los sentía sin fuerzas, cuando sentía que mi vida se apagaba.
Después de pasar por esa experiencia, no puedo ser indiferente ante el dolor de los demás, no puedo dejar de orar y de ponerme en la brecha por quienes me confían sus problemas.

Quiero regalarte estas letras que esta mañana escribí pensando en vos, quiero que las tomes, las declares con fe, las creas y recibas en el nombre de Jesús sanidad para tu vida, esa sanidad divina que restaura tu alma, tu corazón, tu físico, tu relación con Dios, tu familia, tus finanzas y todo aquello que ha quedado preso de las garras del enemigo.




Allí en donde te encuentres ahora, te invito a que levantes tus brazos al cielo.
Ponete de pié por dentro, derramá tu corazón ante Dios, creyendo que Él te está oyendo y está extendiendo su mano de amor y poder sobre tu valiosa vida.



!Hay victoria para tu vida y tu familia hoy, en el nombre de Jesús!!


Toma mi corazón, toma mis manos para Tí.
Toma mi adoración,  te rindo todo mi ser.
Tómame así como soy, todo te lo debo a Tí.
El que me hayas salvado.
El que me hayas sanado.
Es por tu gracia y tu poder.


Por eso hoy me levantaré en fe.
Y te alabaré Jesús.
Declarándo que Tú vives y reinas.
Por eso hoy me levantaré en fe.
Por el poder de tu amor.
En el nombre poderoso de Jesús.


Toma mi corazón, sana mis heridas.
Toma mi corazón, restaura mi alma abatida.
Toma mi corazón,. úngeme con tu aceite.
Toma mi corazón y llenamé de tu presencia.


Porque no sé vivir si no te tengo.
Y no sé a donde ir si no es contigo.
Tómame, lléname, restáurame, consuélame.
Minístrame, santifícame y lávame con tu sangre Jesús.


Llename de tu gozo divino.
Satúrame en tu amor por siempre.
Tócame con tu mano sanadora.
Y restaura mi hogar en tu favor y tu poder.


Porque soy tuya, y nada podrá tocar mi vida.
Porque soy tuya, y nada ni nadie se levantará contra mi hogar.
Hoy declaro que la mano de Jehová de los Ejércitos....
!Me defenderá!.....!Gloria a Dios!

 
Isaías 59:19 .....porque vendrá el enemigo como río, mas el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él. 

Romanos 8 :35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo?
¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre,
o desnudez, o peligro, o espada?
8:36 Como está escrito:
Por causa de Ti somos muertos todo el tiempo;
Somos contados como ovejas de matadero.
8:37 Antes, en todas estas cosas
somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
8:38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte,
ni la vida, ni ángeles, ni principados,
ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
8:39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada
nos podrá separar del amor de Dios,
que es en Cristo Jesús Señor nuestro.


Padre amado, es en el nombre de Jesús que pido la presencia del Espíritu Santo obrando en cada vida ahora, te ruego que estés sanando toda herída, toda enfermedad, todo hogar destruído, toda finanzas, que tu mano de paz y poder esté ministrando cada vida.
Señor amado, te ruego por cada mujer que necesita consuelo y fortaleza en este día, te ruego que la virtud sanadora de Cristo esté obrando con poder en cada una de ellas.
En este día clamo para que tu Santo Espíritu derrame pasión por buscarte, pasión por tener tu presencia, pasión por leer tu Palabra, pasión por un avivamiento, pasión por la obra redentora de Jesús.
Amado Dios, tocá cada vida, mirá por favor aquellas madres que han perdido a sus hijos, trae consuelo y fortaleza, mirá Señor amado aquellas mujeres postradas en cama, te ruego que las sanes en el nombre de Jesús, mirá amado Dios a aquellas mujeres que vivien en tremenda angustia y dolor del alma, te ruego que tu mano de poder esté entrando ahora Señor a sus corazones y reciban tu calor, tu presencia, tu sanidad y tu restauración.
Querido Dios, te ruego por cada familia destruída, te ruego en el nombre de Jesús que el Espíritu Santo traiga convicción en cada una de ellas, que el amor de Cristo inunde cada hogar y que tu salvación y tu restauración los llene en este día.
Amado Dios ahora mismo hay vidas con sus manos levantadas hacia Tí, diciéndote que se rinden ante tu presencia, te ruego amado y misericordioso Dios, que reciban ahora tu unción, esa unción que rompe todo yugo, esa bendita unción del Espíritu Santo que levanta y transforma vidas.
Declaramos y decretamos en Cristo Jesús, bendición para nuestras vidas y familias, tomamos el compromiso ante Tí de vivir una vida en santidad, una vida de integridad, basada en tu Palabra, basada en la oración, basada en la búsqueda diaria de la presencia del Espíritu Santo.
Amén: Así sea.

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!