martes, 6 de noviembre de 2012

"SOLAMENTE QUIERO QUE ME TOMES FUERTE DE LA MANO"

Recuerdo cuando una vez estaba muy triste, tenía problemas, los cuales si bien estaba confiando en Dios, pero al mirar con mis ojos naturales parecían que cada vez aumentaban más y me daban la sensación de estar ahogándome.
Me encontraba cansada, día tras día estaba enfrentando la misma realidad, o tal vez peor, parecía que con el transcurrir de los días, todo se presentaba más oscuro para mí.
Pero una noche, después de terminar de lavar los platos, fuí al living de mi casa, apagué la luz de la lámpara, me quedé a oscuras, cerré mis ojos y abrí mi corazón al Señor, le derramé todo lo que sentía, todo el temor que me estaba invadiendo y que llenaba de tristeza todo mi ser.
Fue cuando extendí mi mano y con lágrimas en mis ojos corriendo por mis mejillas y con mi corazón cansado, le dije a Dios:

__Espíritu Santo por favor tomame fuerte de la mano, solamente necesito estar en silencio a tu lado, solamente necesito sentir tu presencia, tu amor, tu consuelo, tu fortaleza, solamente necesito sentir tu mano tocando mi corazón y dándome ánimo.

Y me quedé callada ante su majestad, sabía que el úncio lugar en donde podía recurrir y estar segura era y es en su presencia.
Te aseguro que sentí su calor envolviendo mi vida, sentía su mano tomando la mía, lo recuerdo y siento aún mi mano derecha como si Él estaría apretándome fuerte como diciéndome..."aún estoy aquí, nunca te dejaré".

Quiero compartirte las palabras que le escribí en ese momento al Espíritu Santo, tal vez te encuentres como estaba yo; cansada, desanimada, con la sensación de abatimiento invadiendo todo mi ser.
Tal vez sientas que ese problema determinado nunca se va a ir de tu vida o tu familia, quizás tengas tanto temor que no podés comenzar el nuevo día; te aseguro que te entiendo y mucho más te está entendiendo Dios; quien está deseoso de dar descanso a tu corazón.

No me sueltes de la mano, te lo pido por favor.
Que aunque hace calor, siento frío el corazón.
No me sueltes de la mano, necesito tu firmeza.
Deseando solamente sentir la fuerza de tu mano.
De mis ojos brotan lágrimas por aquellas penas alojadas.
Y de mi boca solo sale pedirte que no me sueltes la mano.
Espíritu Santo no me sueltes la mano....por favor.
Que me siento sola y parece que me caigo en gran desesperación.
Espíritu Santo no me sueltes la mano.
Que mi ser te necesita siempre a mi lado.
Tengo penas en mi alma y angustia en mi corazón.
Tengo miedo a lo presente y no saber que pasará.
Pero hay algo que he entendido y lo sé muy bien.
Que sos mi abrazo, mi amigo y mi libertador.
Espíritu Santo no me sueltes la mano apretala fuerte hoy.
Que necesito de tus ríos y descansar en tu unción.
Espíritu Santo llevate este dolor, da a mi alma refrigerio y salvación.
Hoy levanto a Tí mis manos, en actitud de fe.
Declarando que mi respuesta llega y que me harás vencer.
Espíritu Santo renueva mi corazón.
Sana mis herídas, llevate este dolor.
Espíritu Santo gracias hoy te doy.
Porque tu mano fuerte está sanando mi interior.
Te amo.

Desde mi corazón, lo dedico a  cada mujer que hoy necesita más que nunca que El Espíritu Santo las tome fuerte de su mano.
Solamente hay que extenderla hacia Él, porque Él siempre tiene su mano extendida hacia nosotras.

!Qué bueno tener un Dios tan maravilloso y poderoso, qué aún en medio de las pruebas, de cualquier necesidad, llega justo a tiempo, nos levanta, nos fortalece y nos consuela!!

!Cristo vive, en Él está nuestra victoria, somos más qué vencedoras en Cristo Jesús y aunque el enemigo venga cómo río, sé y creo lo que dice la Biblia, qué el Espíritu Santo levantará bandera contra él a nuestro favor!!

Isaías 59:14 ....porque vendrá el enemigo como río,
más el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él. 

Santiago 5:16 ..... La oración eficaz del justo puede mucho. 

 
San Juan 14:11 Creedme que Yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras. 
14:12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. 
14:13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. 
14:14
Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

14:15 Si me amáis, guardad mis mandamientos. 
14:16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 
14:17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. 


San Juan 14:21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. 

San Juan 14:26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. 
14:27 La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. 


Éxodo 33:14 Y Él dijo:
Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.

Con cariño: Tere

!Qué Dios te bendiga!