lunes, 5 de noviembre de 2012

"PARA ESTE COMIENZO DE SEMANA....QUEREMOS SER SABIAS Y VIRTUOSAS"


Proverbio 31:30 ....La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada. 


Comenzar nuestro día leyendo la Palabra de Dios, meditando en ella y buscando en oración el rostro de Dios; es la mejor decisión que podemos tomar.
Hoy cuando estaba orando, le clamé a Dios para que me ayude a ser una mujer sabia, una mujer que viva por y para Él, una mujer que sepa llevar adelante mi vida y mi familia.


 
No quiero ser una mujer gobernada por mis emociones o por los demás; quiero ser una mujer guiada por El Espíritu Santo de Dios, llena de su presencia y viviendo bajo su divina voluntad.

Ese es mi deseo y mi clamor para comenzar la semana, pedirle a Dios junto  vos que nos de la sabiduría divina para ser mujeres virtuosas y no mujeres necias.
Temer a Dios me habla de ser una mujer sujeta a su Palabra, viviendo por y para Él, sabiendo que tengo un Dios grande y poderoso el cual nunca me va a dejar.
Hay mujeres que le tienen miedo a Dios, que lo ven como un Dios malo y acusador, un Dios castigador, entonces en vez de acercarse a Él, se alejan más y más, viviendo una vida desordenada y vacía.

Hoy es un buen momento para poner tu vida a cuenta con Dios, para que nada te acuse, para que entiendas que por medio de Cristo Jesús, al recibirle en nuestro corazón, tenemos vida eterna y una relación íntima con nuestro amado Dios, nuestro Padre Divino.

¿Qué te parece si nos consagramos a Dios en este día?

Amado Dios, es en el nombre de Jesús que te pedimos perdón por cada uno de nuestros pecados y cubrimos nuestras vidas y nuestras familias con la sangre de Cristo.
Padre amado clamamos en este comienzo de semana para que tu Espíritu Santo nos llene de su presencia y nos guíe para poder ser mujeres sabias y no necias.
Amado Dios tomamos autoridad en Cristo Jesús y renunciamos en este día a toda violencia, a todo mal humor, a todo enojo, a todo temor, a toda culpa, a toda opresión, a toda incredulidad, a todo desánimo, a todo cansancio, a toda frustración, a toda autoestima baja, a todo rencor, a toda enfermedad, a toda pobreza, a toda miseria, a toda palabra negativa que han declarado en contra de nuestras vidas y a todo lo que está en nuestro corazón y en nuestras emociones que nos llevan a ser mujeres necias, porque no queremos destruír nuestras vidas y nuestro hogar con nuestra mala conducta.
Señor Tú nos conoces, Tú sabes nuestro corazón, nada te está oculto delante de Tí, por eso clamamos en este día para que tu paz, tu amor, tu salvación, tu sanidad, tu restauración y tu unción vengan sobre nuestras vidas.
Declaramos en este día que vamos a ser mujeres virtuosas en Cristo Jesús, declaramos que vamos a destilar el perfume de Jesús, declaramos que vas a derramar fe y sabiduría de lo alto sobre cada una de nosotras.
Padre del cielo, en el nombre de Jesús te rogamos que nos ayudes a ser mujeres sensibles, compasivas, amorosas, sabias, prudentes, buenas administradoras, buenas esposas, buenas madres y en especial queremos ser mujeres temerosas ante tu maravillosa presencia.
Gracias amado Dios, porque tu Santo Espíritu está con nosotras y nos infunde aliento, gracias porque la sangre de Cristo nos libra de todo mal y es en su nombre que toda obra de maldad que viene en contra de nuestras vidas y familias tienen que huír.
Levantamos nuestras manos al cielo y nos consagramos a Tí una vez más, reconociendo que no hay Dios tan grande como Tú.
Te amamos con todo el corazón, te necesitamos en cada segundo de nuestras vidas y te clamamos para que hoy sea un día de bendición, un día de levantarnos en fe, un día en el que tu unción nos capacita y nos usa para proclamar tus virtudes y para derramar de tu amor.
Amén. (Así sea)

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!