martes, 27 de noviembre de 2012

!MUJER!....“DIOS CAMBIA TU ESTILO DE VIDA”

¡Así cómo lo hizo con Bartimeo lo hará contigo!!

Amada en este día, te animo a que levantes tus ojos al cielo, abras tu corazón y recibas todo aquello que Dios quiere hacer en tu vida hoy.
Te animo a que puedas indentificar a través de esta enseñanza cuales son las áreas de tu vida que están ciegas y que no te dejan avanzar en Cristo Jesús.
!Hoy es un día de bendición para vos y para mí, la presencia del Espíritu Santo nos estará llevando a descubrir por medio de Cristo Jesús, todas aquellas cosas qué nos atan y qué no nos dejan alcanzar nuestro milagro!


San Marcos 10:46 Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando.
10:47 Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!
10:48 Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí!
10:49 Entonces Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama.
10:50 El entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús.
10:51 Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista.
10:52 Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino.

Definición de mendigar: (según el DRAE)
Solicitar el favor de alguien con importunidad y hasta con humillación.

En aquella época los ciegos se distinguían de los demás porque usaban una capa roja brillante con unas campanitas que sonaban en las puntas, para que la gente tuviera cuidado de ellos para no llevarlos por delante y no lastimarlos. A Bartimeo la capa le servía para cubrirse la cabeza cuando hacia calor, como piloto por la lluvia, como abrigo por el frío y también en el borde juntaba al estar agachado el dinero que le daba la gente. La capa era su vida, todo giraba alrededor de ella. Él estaba al costado del camino porque era donde más tráfico de gente había y así él podía juntar más limosna para vivir. Bartimeo escuchó que estaba Jesús, él sabía que allí estaba su respuesta, su sanidad, su liberación de vivir  tantos años doblegado ante su ceguera.
Una luz de esperanza se encendió en él, en ese momento no miró su condición, sino que clamó desde lo más profundo de sus ser.
Él no pensó que Jesús no lo iba a escuchar, no le hizo caso a las voces que lo callaron, él fue por su milagro, era su día y su momento, como lo es para vos también ahora, Jesús te está tocando y rompiendo los yugos que te atan.
Bartimeo gritó hasta hacerse oír por Jesús y su grito y actitud de fe tocaron al Maestro. El grito de fe de Bartimeo detuvo Jesús, quien se dio vuelta y lo hizo llamar.

Hoy tu clamor está tocando a Jesús, Él está atento a tu petición y te está diciendo…ven amada hija*¿Qué quieres que te haga?

Tal vez hoy te encuentres como Bartimeo envuelta en tu vida diaria en una capa que te está ahogando, doblando la espalda, encerrándote en el dolor y la oscuridad.
*¿Qué fue y qué es lo qué te llevó a quedarte por años al costado del camino?
Hoy es el día en el que debemos dejar la capa atrás y correr con fe a la presencia de Dios.

*¿Qué hizo Bartimeo cuándo Jesús lo llamó?
1) Lo llama Maestro, está reconociendo la autoridad de Jesús.
2) Después pide su milagro.

**Hebreos 11:6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. **

Tal vez te estés diciendo:
¡Sí, pero cómo hago, no puedo tener fe, no puedo sacarme de encima todo lo que me pasa!

**1 de Juan 1:9 Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. ** 

Debemos confesar nuestros pecados y arrepentirnos en el nombre de Jesús.

**San Marcos 11:24 Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá. 
11:25 Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.
11:26 Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas. **

Debemos creer que hay Dios y debemos perdonar.

**3 de Juan 1:2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. **

Debemos identificar todo aquello que ata nuestra alma y que no nos permite prosperar en ningún área.

**Tito 2:11 Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,
2:12 enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, **

**Zacarías 1:3 Diles, pues: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos a mí, dice Jehová de los ejércitos, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos. **

**Hechos 4:12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. **

¡Es en el nombre de Jesús qué está nuestra salvación, nuestra victoria!

Jesús hoy nos sale a  nuestro encuentro y su gran poder, su compasión y su virtud salvadora y sanadora nos está tocando.

El Espíritu Santo intercede con gemidos indecibles a nuestro favor.

**San Mateo: 14:14 Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos.

***San Mateo 15:30 Y se le acercó mucha gente que traía consigo a cojos, ciegos, mudos, mancos, y otros muchos enfermos; y los pusieron a los pies de Jesús, y los sanó;
15:31 de manera que la multitud se maravillaba, viendo a los mudos hablar, a los mancos sanados, a los cojos andar, y a los ciegos ver; y glorificaban al Dios de Israel.

***Romanos 8:26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

Oremos:

Dios en el nombre de Jesús me arrepiento de todos mis pecados, recibo a Jesús como mi Señor y mi Salvador.
Anotá por favor mi nombre en el Libro de la vida, cubro mi vida con la sangre de Cristo Jesús. Espíritu Santo te pido que me llenes de tu presencia.
Amén. (Así sea)

Querido Dios aquí estamos tus hijas para rogarte en este día que tu Espíritu Santo saque a la luz todo lo oculto que puede llegar a estar en nuestro corazón.
Señor necesitamos ir a tu presencia así cómo lo hizo Bartimeo, sin su capa, creyendo y declarando que solamente Tú amado Jesús puedes darnos salvación, sanidad, restauración y pasión por tu Espíritu Santo.
Renunciamos en Cristo Jesús a todo lo que ata a nuestra alma, a nuestro corazón y tomamos la decisión en este día de dejar en tus manos nuestra vida, nuestro hogar, nuestra familia y todo lo que emprendamos.
Declaramos que tu presencia nos inunda ahora, nos renueva y nos lleva a cambiar en Cristo Jesús nuestro estilo de vida.
Vos ponés en nuestros labios y corazón un cántico nuevo, vos sos amado Jesús quien nos fortalece y nos da la victoria.
Espíritu Santo levantamos nuestras manos al cielo y te pedimos que nos llenes de tu unción en este día, qué tu aceite fresco nos inunde, que tu poder nos lleve por medio de Cristo a tomar las promesas que tenés para nosotras.
Tomamos la decisión de seguirte, de servirte, de leer tu Palabra la Biblia, de orar, de clamar, de llenarnos de Tí y de vivir una vida en santidad.
Te amamos.

¡Gloria a Dios!!