viernes, 16 de noviembre de 2012

"CUANDO SUSPIRÉ TAN PROFUNDO....ME DÍ CUENTA QUÉ ALGO ME PREOCUPABA"


Anoche, ya cansada por un día de mucho trabajo, me senté frente a la computadora para apagarla e irme a dormir.
Me dí cuenta que había dado un profundo suspiro, el cual me estaba diciendo que algo preocupaba a mi corazón. Pensé por un segundo que era el cansancio o tal vez el trajín diario, hasta que este texto bíblico vino a mi mente:


1 de Pedro 5:7 echando toda vuestra ansiedad sobre Él,
porque Él tiene cuidado de vosotros.

Enseguida pude detectar que el Espíritu Santo estaba hablando a mi corazón, estaba dando un alerta a mi interior, estaba sacándo a la luz aquello que me quería robar la paz.
Le pedí a Dios en el nombre de Jesús que me ayudara a identificar aquello que me estaba llevando a tener ansiedad.
Y en décimas de segundos  El Espíritu Santo había puesto en mi mente y en mi corazón aquello que me estaba trayendo preocupación.

Oré a Dios, allí frente a mi computadora, renuncié a todo lo que me llevaba a tener ansiedad y volqué toda mi preocupación sobre Jesús, quien tiene sumo cuidado de nosotras.
Le pedí al Espíritu Santo que pusiera paz en mi corazón y así lo hizo.
Gracias a Dios que llegó justo a tiempo, pude suspirar pero ahora de alivio, ahora sentía que un peso se había ido de mi vida y tenía paz en mi corazón.
Por un segundo casi caigo presa en las garras del temor y la ansiedad, pero en décimas de segundos vino a mi socorro mi amado y maravilloso Dios.

No sé cual es tu situación, no sé si estás bajo algún estado de ansiedad que te está robando la paz y ahogando el alma; lo que sí sé es que tenés a tu lado a Dios, Él es poderoso y especialista en sacar a la luz aquello que nos ata y nos roba la paz.
Es en el nombre de Jesús que tenemos libertad, es por medio del Espíritu Santo que tenemos poder en este día para decir:

Amado Dios, en el nombre de Jesús te pido perdón por todos mis pecados, pido la presencia del Espíritu Santo en mi vida sacándo a la luz todo aquello que me ata y me trae ansiedad.
Señor renuncio en el nombre de Jesús  ahora a cada situación que me está robando la paz y me está llevando a no confiar en Tí.
Padre echo en tus manos toda mi ansiedad porque sé y creo que vos tenés cuidado de mi vida y de mi familia.
Espero en Tí hoy mi milagro, espero en Tí hoy que tu presencia me llene, me inunde y me de una nueva visión por medio de Jesucristo.
Amén: (Así sea).


"Recibe esta palabra para Tí"


Filipenses 4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece


Amiga no es con tus fuerzas que vas a poder levantarte en este día y enfrentar la situación difícil que te preocupa y te lleva a vivir en ansiedad; sino que es por medio de Cristo Jesús que te fortalece.
En Él tenés autoridad para levantarte y sacar de tu vida todo aquello que te está encerrando en un círculo de oscuridad y temor.

!Hay victoria en Jesús, hay poder en su nombre, hay libertad por medio de su Santo Espíritu!!


Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!