lunes, 15 de octubre de 2012

"UN COMIENZO DE SEMANA...DE LA MANO DE SANTIAGO"


Santiago 1:19 Por esto, mis amados hermanos,
todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse;
1:20 porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.
1:21 Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada,
la cual puede salvar vuestras almas.
1:22 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.
1:23 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella,
éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.
1:24 Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.
1:25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra,
éste será bienaventurado en lo que hace.
1:26 Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua,
sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana.
1:27 La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta:
Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones,
y guardarse sin mancha del mundo.


Oremos:

Padre amado, en el nombre de Jesús te pedimos perdón por nuestros pecados y te rogamos que la unción del Espíritu Santo nos llene en este día.
Señor precioso y misericordioso, venimos a Tí en este comienzo de semana para consagrarnos una vez más ante tu majestad, para que nos bendigas, nos des sabiduría de lo alto, nos ungas, nos capacites y nos ayudes a hacer tu bendita voluntad, te lo rogamos en el nombre poderoso de Jesucristo.
Padre querido, que esta palabra de Santiago se implante en nuestros corazones, que podamos ser mujeres sabias, las cuales seamos prontas para oír, pero que no nos apresuremos a hablar y que no nos airemos.
Padre amado, te rogamos que seamos no solamente oidoras de tu Palabra, sino hacedoras, te rogamos que nos ungas en este día para llevar tu Palabra y que tu presencia vaya con cada una de nosotras.
Señor amado en el nombre de Jesús refrenamos nuestra lengua ahora, te pedimos que saques a la luz todo mal comportamiento que podamos tener y que quizás no nos estamos dando cuenta.
Señor danos en Cristo un corazón sensible ante la necesidad de los demás, un corazón compasivo y misericordioso, para ayudar al huérfano, a la viuda y para guardarnos sin mancha en donde no codiciemos las cosas del mundo sino que nuestro anhelo sea únicamente agradarte, honrarte y servirte.
Señor pero en primer lugar te rogamos que nos des sabiduría de lo alto para poder ser de bendición en nuestro hogar, con los nuestros, que podamos caminar en familia, rodeados y llenos de tu salvación, de tu restauración, de tu amor, de tu paz, de tu gozo y de tu bendita presencia.
Dios de la gloria aquí estamos tus hijas amadas y en este comienzo de semana nos postramos ante tu presencia para decirte con todo nuestro corazón que sólo te pertenecemos a Tí y que nuestro mayor deseo es hacer cada día tu voluntad.
Cada petición, cada palabra, cada anhelo de nuestro corazón te lo rogamos en el nombre poderoso de tu Hijo amado Jesucristo.
Cubrimos con la sangre de Cristo Jesús nuestras vidas, la de nuestras familias y todo lo que emprendamos  y clamamos por un avivamiento en nuestro hogar y por salvación y redención.
Declaramos en el nombre de Jesús un comienzo de semana en donde nuevas puertas de bendición se abren para nuestro hogar, en donde tu favor y tu misericordia nos rodea, en donde tu paz y tu amor nos inunda, en donde tu santidad nos llena y tu unción rompa cada yugo.

Amén. (Así sea)

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!