martes, 16 de octubre de 2012

!ESTABA PENSANDO....!

Estaba pensando que quizás nadie te dijo que estabas linda,
que hoy puede ser para vos un gran día,
que tenés en Cristo la oportunidad de volver a empezar.
Estaba pensando que podrías ponerte un lindo vestido,
que te podrías arreglar el cabello,
y salir sin prisa a caminar.
Estaba pensando que tal vez hace mucho
que nadie te abraza,
que quizás pensás que no valés nada,
o que las oportunidades para vos ya no están.
Estaba pensando que podrías mirarte en el espejo,
que podrías aceptarte como sos,
y proyectar tu vida en las manos de Dios.
Estaba pensando en alentarte a que en este día,
te regales una sonrisa y alabes a Dios.
Estaba pensando que quizás nadie te dijo lo valiosa que es tu vida,
que a Dios no le es ajeno tus ruegos,
y que te espera hoy con tu oración.
Estaba pensando que no es momento de pensarlo tanto,
es momento de hacerlo y de dar tu corazón a Jesús.
De levantar tus manos al cielo y dejar que su Espíritu te llene,
que renueve tu vida y te de una nueva canción.

Con cariño: Tere.

Salmo 31:14 Mas yo en Tí confío, oh Jehová;
Digo: Tú eres mi Dios.
31:15 En tu mano están mis tiempos;


Salmo 32:7 Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;
Con cánticos de liberación me rodearás.


Amadas amigas, debemos levantarnos en fe y comenzar a caminar de la mano de Dios; Él tiene planes de bien para nosotras.
Hay un estilo superior de vida para nosotras en Cristo Jesús, no debemos resignarnos al fracaso, a la derrota o a pensar que Dios escucha a los demás menos a nosotras.

Dios no hace acepción de personas, Él se deleita en escuchar la oración de sus hijas, aquellas quienes hemos recibido a Jesús en nuestro corazón como nuestro Señor y Salvador. (San Juan 3:16 y San Juan 14:6)

Hay que perseverar en la oración, hay que clamar y confiar, hay que creer en las promesas de Dios, hay que darle un giro radical a nuestras vidas y prosegir la menta en Cristo.

No podemos vivir lamentándonos por los demás, por si nos reconocen lo que hacemos o no, no podemos vivir viendo todo lo negativo, hay que ser positivas en Cristo, hay que mirar la cruz vacía, porque tenemos a un mediador entre Dios y nosotras y es nuestro amado y adorado Jesús.

Tenemos al Espíritu Santo intercediendo con gemidos indecibles por nosotras y nuestra familia, Él nos da poder para vencer, nos revela la obra de Cristo, nos conecta con el Padre, nos llena de unción y  de renuevo.

Cada día clamo por un avivamiento del Espíritu Santo en mi vida y en mi famila, soy constante en orar, sé el poder que hay en la oración, sé que cuando sus hijos clamamos con fe, no dudando, sabiendo y reconociendo a Dios como el único Dios, allí justo allí, nuestro Padre celestial detiene el cielo y te aseguro que lo sobrenatural comienza a venir a favor de nuestras vidas.

Te aliento en este día a clamar a Dios, a buscar de su presencia, a someterte a su voluntad, a vivir una vida en total santidad, una vida digna de imitar en Cristo Jesús.
Debemos ser mujeres que dejamos huellas de bendición, mujeres poderosas en Cristo Jesús para levantarnos en su nombre y ordenarle al diablo que suelte nuestras familas, nuestro barrio. nuestros jóvenes, nuestro país, nuestro hogar y todo lo que emprendamos en el nombre de Jesús.

No quiero ser una mujer pasiva, quiero ser una mujer de conquista en Cristo Jesús, para moverne por medio del Espíritu Santo, glorificando siempre a mi Padre Dios, anunciando las virtudes de Jesucristo, llevando las Buenas Nuevas de salvación.

Mi anhelo es que la gracia, el favor, la misericordia, la santidad, la Palabra de Dios, la unción y la presencia de Dios vayan siempre con nosotras.

Sé de todo corazón, que si ahora mismo inclinás tu corazón hacia Dios, si dejás que Jesús ponga mano en tu corazón y sane tus heridas, si le invitás al Espíritu Santo a que reine en todo tu ser, te puedo asegurar que vas a comenzar a sentir el calor suave de Jesucristo abrazando tu ser.
Sé que el Espíritu Santo va a comenzar a llenarte de su presencia, de su unción, la cual tiene todo el poder para romper todo yugo que ata tu vida.
Tenés que renunciar en el nombre de Jesús a toda incredulidad, a toda falta de fe, a toda falta de perdón y a todo aquello que te aleja y separa de Dios.

!Hoy puede ser un gran día para vos, un día en el qué después de mucho tiempo comiences a sentri la presencia de Dios en tu vida otra vez!

Dios busca adoradores en espíritu y verdad y yo quiero pertenecer a este grupo y te invito a que te animes a salirte del círculo de derrota y te tomes bien fuerte de la mano de Dios, porque Él nunca mira hacia otro lado cuando un hijo le llama; al contrario sus oídos están atentos a nuestro clamor.

!Qué Dios te bendiga!