lunes, 17 de septiembre de 2012

"Y ME FUÍ OTRA VEZ A BUSCAR MÁS....."

Ayer fuí con una de mis primas a la Iglesia Rey de Reyes del pastor Claudio Freidzon; estamos buscando más de Dios y queremos recibir todo lo que el Espíritu Santo está derramando en las reuniones.
Me sentí tan conmovida por la presencia de Dios en ese lugar, le contaba anoche a Jorge que por un momento no podía dejar de llorar debido a la unción de Dios allí.
Y mientras le contaba a mi esposo los ojos se nos llenaron de lágrimas, pero no lágrimas de tristeza, sino de gozo, de amor y devoción por este maravilloso y poderoso Dios que tenemos.
Me emocionaba sentir y saber que el Espíritu Santo estaba allí, era tan fuerte todo lo que Dios estaba haciendo en ese momento que mi ser y mi corazón cayeron rendidos de amor ante Él.

Hoy a la mañana terminé de leer el libro de 2 de Corintios, luego leí Proverbios y Salmos.
Oré y clamé a Dios deseosa de que esa presencia llenara una vez más mi vida y mi ser; clamé para que esa presencia inundara mi hogar.
Se conmovió mi alma al mirar atrás y ver como la mano de Dios me ha sostenido siempre, pensaba en las veces que estaba en la cama sufriendo de tanto dolor y como ahora estaba disfrutando de la vida y del gozo del Señor que es mi fortaleza.

Me encantaría que cada uno de ustedes pudieran estar viviendo lo que estoy viviendo ahora; ir a una Iglesia en dónde el Espíritu Santo se derrama con tanto poder no es normal que suceda en todas partes.
Es un privilegio poder formar parte de un momento así; pero quiero animarte y alentarte a que vos también recibas lo que Dios tiene para tu vida, que recibas el avivamiento del Espíritu Santo.
Estamos en tiempo de gracia y en lo personal quiero todo lo que Dios tenga para mi vida y mi familia.
Cada día clamo a Dios en oración intercediendo fervientemente por mi hogar, por mis hijos, por mi familia, por mi barrio, mi país, etc.
Sé lo que hay detrás del poder de la oración, sé el mundo espiritual que se mueve cuando un hijo de Dios se levanta en fe en el nombre de Jesús y comienza a clamar intercediendo por medio del Espíritu Santo.

Quiero animarte y alentarte a que comiences esta semana en oración, en interceción por los tuyos.
Te animo a que comiences esta semana consagrando tu vida a Dios, clamando para que el avivamiento que Dios está enviando a Argentina comience a inundar tu hogar, tu familia, tu barrio y tu país.

Te animo a que te levantes y seas un canal de bendición para otros.
Dios anhela y quiere usarte, Dios tiene su mano extendida hacia tu vida y te pregunta:

__¿Quieres la unción, quieres mi presencia?.... Entonces recibe en el nombre de Jesús.

Mi clamor en este día es que tengamos una relación íntima con Dios, que tengamos un corazón conforme a su corazón.
Mi clamor en este día es que vivamos como Jesús, como sus seguidores, que lo tengamos en nuestro corazón y lo hagamos Señor de nuestra vida.
Mi clamor en este día es que el Espíritu Santo nos llene más y más de sus presencia.
Mi clamor en este día es que vivamos en santidad, temerosos y reverentes a Dios, leyendo, meditando y poniendo por obra su Palabra, la Biblia.
Mi clamor en este día es que nos levantemos en fe y tomemos las bendiciones que Dios tiene para nosotros sus hijos.
Mi clamor en este día es que cuidemos la salvación con temor y temblor.
Mi clamor en este día es que te levantes en el nombre de Jesús, que vivas en fe, en victoria en el nombre de Jesús.
Mi clamor en este día es que Dios levante una generación poderosa en Cristo, llena de su Unción, en Santidad, con manos santas levantadas en adoración al Rey de Reyes y Señor de Señores...Jesucristo nuestro Salvador.



Salmo 16:11 Me mostrarás la senda de la vida;
En tu presencia hay plenitud de gozo;
Delicias a tu diestra para siempre.



Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!