martes, 25 de septiembre de 2012

!QUIERO QUÉ ESTÉS PARA MÍ!


Hola mis amadas, qué frío tenemos hoy en Buenos Aires, parece invierno y no primavera!!
Después de un fin de semana largo por el feriado, todo volvió a la normalidad, cada uno estamos en nuestras tareas empezando con bendición una nueva semana y  con expectativas de lo que Dios hará en este mes de septiembre que ya culmina.

Esta mañana obviamente con este frío tomé los mates más calentitos que nunca, estuve leyendo 2 de Tesalonicenses, Salmos y Proverbios, luego oré y El Espíritu Santo nuestro amigo maravilloso puso en mi corazón para nosotras estas letras que a continuación les voy a compartir.

Espero les sea de bendición como lo es para mi vida hoy, en este día que Dios me dijo y te dice:

!QUIERO QUÉ ESTÉS PARA MÍ!!!


Quiero que estés para Mí.
En las mañanas cuando te llamo.
Y en el día cuando te abrazo.
Y en la noche al irte a dormir.

Quiero que estés para Mí.
En cada instante de tu vida.
Que te llenes de mi paz y mi alegría.
Que bebas de mi esperanza y mi fe.

Quiero que estés para Mí.
Alli... en el silbo apacible.
Postrada en mi presencia.
Rindiendo adoración.

Quiero que estés para Mí.
Porque quiero revelarte.
Mis planes y mis deseos.
Y todo lo que tengo para vos.

Quiero que estés para Mí.
Que te tomes de mi mano.
Que te llenes de mi gozo.
Porque escucho tu clamor.

Quiero que estés para Mí.
Que levantes con fe tus manos.
Que te llenes de mi Palabra.
Y que me des tu corazón.

Textos bíblicos:

Isaías 55:6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 

San Juan 4: 23-24  Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. 
4:24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren. 


2 de Tesalon. 3:18 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.


Amigas amadas, sé que en este día muchas de nosotras con todo nuestro corazón le decimos a Dios en el nombre de Jesús ....

Heme aquí Señor quiero cada día estar para Tí.

Por mi parte, después que Dios puso estas palabras en mi corazón, me arrodillé ante su presencia y le dije que me consagraba una vez más a Él, que consagraba toda mi vida, todo mi hogar y toda mi familia para seguirle y servirle en amor, en santidad, en paz, en humildad, en su presencia y bajo su voluntad.

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!