miércoles, 19 de septiembre de 2012

"QUIERO OLER A TÍ..."

Quiero oler a Tí....
Quiero oler a tu fragancia.
Y que todo el mundo sepa
Que mi amor por Tí es real.

Quiero oler a Tí....
Que mi vida derrame de tu alabanza.
Que tu perfume me envuelva
Y respire siempre de Tí.

Quiero oler a Tí...
Con amor y compasión.
Con perfume de agradecimento
y un nuevo corazón.

Quiero oler a Tí...
Maravilloso Dios.
Y que todo el mundo sepa
de quién es mi corazón.


Efesios 5:1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.
5:2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó,
y se entregó a sí mismo por nosotros,
ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.

Hola...¿Cómo están?...!Qué les puedo contar del clima, está lluvioso, hay sudestada, los fuertes vientos se hacen sentir y de tener unos días calurosos pasamos de repente esta mañana a tener casi 6º de temperatura.

Pero este día es más propicio aún para preparar un calentito y rico mate y ponerse a leer la Biblia y a tener un momento de intimidad con Dios.
Y eso es lo que hice, les cuento que estoy leyendo el Nuevo Testamento, cada día leo el libro de Salmos y Proverbios y también hoy estuve meditando sobre el libro de Ester.

Pero el texto de Efesios 5: 1-2 quedó muy marcado en mi corazón, cuando terminé de orar era como si sintiera el perfume de Jesús a mi lado, mi corazón se llenó de gozo y mi ser se estremeció ante tanto amor.

Entones las letras que les compartí al principio brotaron de mi corazón, comencé a cantarlas ...Quiero oler a Tí.....etc. y comencé a levantar mis manos y a rendirme una vez más ante su majestad.

Luego sentí que el Espíritu Santo ponía en mi corazón....

Dios va a hacer una nueva mujer en Tí.

Pero sentí que esta palabra no es sólo para mí sino para vos también, para ustedes mis amigas del alma.

Y El Espíritu Santo completó en mi corazón esta frase:


Dios va a hacer una nueva mujer en nosotras y debemos dejar que Dios trabaje en nuestro corazón.
Porque aún hay mucho más para sus hijas.

Amigas hoy es nuestro día, hoy es el día para levantarnos en fe, en victoria por medio de Cristo Jesús y decirle a toda situación difícil que se vaya de nuestras vidas, de nuestra familia y de todo lo que emprendamos en el nombre de Jesús.
Hoy es el día para declarar bendición sobre nuestro hogar, es el día para decirle al Espíritu Santo que llene nuestras vidas con su aceite fresco.
Queremos que nuestro ser esté rebosando en la presencia de Dios.
Dios derrama gozo sobre nuestras vidas y pondrá en nuestros labios una nueva canción, una alabanza de gratitud, de victoria, de consagración, de fe, de proclamar las virtudes de aquel que nos sacó de tinieblas a luz.
Su nombre es Jesús, admirable, consejero, Dios fuerte y poderoso, príncipe de paz.


Salmo 23:5 .........Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!