domingo, 23 de septiembre de 2012

"ME FUÍ DEBAJO DE UN ÁRBOL...."


Me cambié apurada y busqué mi mejor atuendo.
Me recogí el cabello y me pinté los labios.
Tomé mis apuntes, mi lápiz y mi cartera.
Y salí corriendo rápido para que nadie me viera.
Quería estar sola y escribirte poemas.
Quería estar sola y narrarte mi amor.
Quería bajar del cielo estrellas y nubes.
Quería dedicarte mi mejor canción.
Y miré a lo lejos y ví aquel árbol.
Corrí por el camino y debajo de su copa me cobijé.
Escribí en cada hoja los versos  de mi alma.
Le puse a mi poema tu nombre y te lo dediqué.
Sabía que estabas a mi lado escuchando mis palabras.
Sentía tu presencia, tu perfume y tu voz.
Tu aroma no me era ajeno, ni tu paz, ni tu renuevo.
Sabía que te deleitabas junto a mi adoración.
Me encanta dedicarte estrofas, versos, poemas y poesías.
Me encanta darle música a las letras de mi corazón.
Me encanta decirte que te amo en cada mañana.
Me encanta cobijarme en tus brazos por las noches junto a vos.
Amado mío siempre eterno, mi amor por Tí es sincero.
No puedo dejar de amarte, de admirarte con devoción.
No sé vivir si no te tengo, no respiro y ni vivo.
Sos el aliento de vida que llenó mi corazón.
Jesús mi amado, me llenaste de bendiciones.
Me tomaste de la mano y me diste salvación.
Jesús divino, sos mi todo y mi amigo, ese fiel amigo de mi corazón.
No quería hoy dejar pasar este día, sin decirte que te amo
 y que sos mi Señor.
No quería hoy dejar pasar este día, sin decirte heme aquí...
soy tuya mi Dios.

Y como siempre te digo...por siempre y para siempre nos une este gran amor.
Tu eterna enamorada:
Tere.

San Juan 4:13 Respondió Jesús y le dijo:
Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; 
4:14 mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna

San Juan 10:11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. 

En dónde te encuentres te aliento a que tomes papel y lápiz y te animes a escribir las letras que están guardadas en tu corazón; te aliento a que puedas hoy escribirle a Jesús todo lo que tenés atesorado en tu interior.

¿Te pusiste a pensar qué si Jesús dio su vida por amor a nosotras, cuánta felicidad y gozo le debe dar qué nosotras sus hijas, sus seguidoras, le declaremos nuestro amor y agradecimento?
Te puedo asegurar que a Dios le encanta que le escribamos palabras de amor, porque Él es un Dios amoroso, un Padre bueno, un amigo fiel, es un Dios que se deleita con nuestra adoración.

!Vamos... no te tardes, permitite por un instante ser como una niña y escribile las más bellas palabras de amor, no importa si no rima, o si sentís que no queda bien, Jesús no mira eso, Él lo único que mira es tu corazón!!!

!No extiste nadie en ningún lugar que te ame más que Jesús!!!!

!Qué Dios te bendiga!