lunes, 3 de septiembre de 2012

"HOY TE SALIÓ AL ENCUENTRO...."

Y miraste de repente tus manos....
Y había una rosa roja entre tus dedos
La oliste de manera suave
Y bebiste de ella el consuelo
Hoy te salió al encuentro la Rosa de Saron
Esa rosa que clama desde el desierto
Y que hoy sacia la sed de tu corazón.
Jesucristo es la rosa, es la Rosa de Saron.
El que sacia de bien tu boca.
El que sana tu corazón.
No hay más bella melodía
Que el latir del corazón de Jesús.
Sus pisadas son fuertes y seguras
Y guiándo tus pasos están.
Hoy te salió al encuentro la Rosa de Saron
Y abrió tu pecho y cambió tu corazón.
Esa rosa es Jesús, tu Salvador.
El que te salva, el que te sana
El que dio su vida por amor a vos.

Con cariño: Tere.

Escribí estas letras cuando terminaba de orar, fue hace unos dos días atrás, pensaba en tantas mujeres que están necesitando encontrarse con Jesús y con estas palabras quiero transmitirte que siempre "La Rosa de Saron", nuestro amado Jesús, te sale al encuentro.


No sé cual es tu necesidad, no sé por la situación difícil que estás pasando, o tal vez nada te ocurre pero sentís un vacío en tu interior que nada ni nadie te puede llenar.
Hoy te animo y te aliento a que dejes a Jesús obrar en tu corazón, a que te animes a mirar tus manos y puedas vos también decir:

__Hoy miré mis manos y tenía entre ellas una rosa, es La Rosa de Saron, es Jesús mi Salvador y con todo mi corazón digo ven, ven a mi vida y transfórmame.


Cantares 2:1 Yo soy la Rosa de Sarón,

"El gran Yo Soy es Jesús"...nunca te olvides que siempre está llamando a la puerta de tu corazón.

Apocalipsis 3:20 He aquí, Yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. 

San Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. 

Allí donde te encontrás, te invito a cerrar tus ojos, a entregarle a Jesús tu corazón, a hacerlo Señor y Salvador de tu vida.
Te invito a que pongas tu vida a cuenta con Dios, a que te dejes amar por este Padre amoroso.
Te aliento a que en este día le digas al Espíritu Santo que llene de su presencia todo tu ser, que su unción inunde tu vida, que el favor y la misericordia de Dios irrumpan en tu hogar y transforme cada vida y cada situación.

No podemos empezar la semana y el mes de septiembre sin ponernos en las manos poderosas de Dios, sin cubrir nuestras vidas y la de nuestra familia con la sangre de Cristo.
Te aliento a buscar su rostro cada día, a leer la Biblia, a congregarte en una Iglesia en donde se de la sana doctrina, en donde dependan totalmente del Espíritu Santo y de la obra redentora de Jesús.
Te animo a orar, a clamar a Dios porque ninguna oración vuelve vacía y porque nuestro Dios es un Dios experto en resolver nuestros imposibles.

Quiero que cierres tus ojos y te dejes acariciar por la Rosa de Saron, porque vas a sentir su perfume, el cual es imposible de ovidar.

No te olvides....sos especial tesoro para Dios.