lunes, 27 de agosto de 2012

"SABIDURÍA PARA TOMAR DECISIONES SABIAS"

En unas de las prédicas del Pastor Claudio Freidzon, captó poderosamente mi atención cuando él enseñó sobre pedirle a Dios que nos ayude a tomar decisiones sabias en nuestra vida.
Esa palabra no me la puedo olvidar y me lleva constantemente a analizarme y analizar situaciones que quizás no hubiese tenido que afrontar si hubiera tomado decisiones sabias o tal vez gracias a que tomé decisiones sabias de la mano de Dios hoy puedo estar disfrutando de distintas bendiciones.

Pensé que es un buen momento para unirnos y clamar a Dios que nos de sabiduría  y  discernimiento para no equivocarnos, porque nuestras decisiones sean malas o sean buenas no sólo afecta nuestra vida, sino la de nuestra familia.

Estamos a principio de semana y también a las puertas de terminar el mes de agosto, por eso me parece una buena oportunidad para unirnos en oración y pedirle a Dios con toda nuestra fe que derrame sobre nosotros su sabiduría.

Santiago 1:5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.
1:6 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.
1:7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. 


Oremos:

Padre amado, en el nombre de Jesús te pedimos que perdones nuestros pecados, nos cubrimos con la sangre de Cristo Jesús y cubrimos a toda nuestra familia.
Pedimos que la presencia del Espíritu Santo llene ahora nuestro ser y que derrames sobre cada uno de nosotros tu espíritu de inteligencia, de sabiduría, de mansedumbre, de paz y de amor, para no equivocarnos, para tomar decisiones sabias, esas decisiones que nacen desde tu voluntad.
Padre amado y poderoso, te entregamos este comienzo de semana, te consagramos este fin de mes y te clamamos para que tu favor y tu misericordia inunde nuestras vidas.
Te lo rogamos en el nombre precioso y poderoso de tu hijo Jesucristo.
Amén. (Así sea)

La decisión más importante que debés tomar en la vida es entregar tu corazón a Jesús y recibir por Él y en Él vida eterna.
Luego debés vivir una vida conforme a la Palabra de Dios, en oración, habiendo su voluntad.
También hay que tener un andar diario basado en la Biblia y en el poder de su Santo Espíritu.
Y por supuesto llevar ante su presencia nuestra vida y familia, rogando que nos de sabiduría para conducirnos como a Él le agrada y como a nosotros nos conviene.
Debemos consultar a Dios todo y debemos aprender a esperar y aceptar su voluntad.
He aprendido y sigo aprendiendo que cuando no tengo paz frente a una situación no me muevo y estoy aprendiendo a hacer silencio ante la presencia de Dios para poder escuchar su voz y así tomar decisiones correctas.
No es una tarea fácil, a veces sentimos inmediatamente que Dios nos guía y nos muestra el camino que debemos tomar y otras veces no es así; entonces nuestras emociones se alteran y comenzamos a razonar humanamente y en vez de ver con los ojos de la fe, vemos con nuestra propia mirarada y la verdad, lo digo por experiencia propia, cada vez que veo con los ojos de Tere y actúo, sinceramente no me va nada bien; pero cuando me encierro en mi habitación y clamo a Dios, ahí, justo ahí, el Espíritu Santo comienza a ministrar mi vida y tengo paz y luz para llevar adelante mi día.



Por eso hoy, levanto mis manos al cielo y clamo a Dios que nos guíe para tomar decisiones buenas, decisiones sabias que traigan bendición para nuestro ser y nuestro hogar.

 



Preguntas para reflexionar:

¿Estamos pidiendo sabiduría a Dios para llevar nuestra vida adelante, para llevar adelante nuestro matrimonio, la crianza de nuestros hijos, etc:?

¿Estás pidiendo a Dios sabiduría para tomar una buena decisión sobre esa situación que te quita la paz?

¿Estás oyendo la voz de Dios... ó qué clase de voz estás oyendo?

¿Pudiste pedirle perdón a Dios por aquellas malas decisiones tomadas en tu vida?

¿Está tu vida buscando de Dios, estás buscando ser llena del Espíritu Santo, estás leyendo la Biblia, estás orando, estás basando tu andar en buenas decisiones en Cristo Jesús?

¿Tenés tus oídos espirituales  alineados a la voz de Dios?

Estaba pensando en aquella personas que tratran  de hacer la voluntad de Dios, quiero que te detengas en la palabra tratan, porque no es lo mismo tratar de hacer algo que hacerlo.

Entonces te pregunto:

¿Estás tratando de hacer la voluntad de Dios o estás haciendo la voluntad de Dios?

Quiero alentarte a cultivar tu relación con Dios, a tener tu momento de intimidad con Él, a que el perfume de Jesús quede impregnado en tu vida.
No podemos dar lo que no tenemos, debemos buscar día y noche de Dios, debemos importunarlo con nuestro clamor, debemos desear más y más de su presencia.

Como mujer mi meta es ser mejor hija de Dios cada día, ser mejor esposa, mejor mamá, mejor ciudadana, etc. a veces lo logro otras no tanto, pero permanentemente es un clamor en mi vida y para eso tengo que relacionarme con Dios y tengo que clamar para que su sabiduría me inunde y pueda ser al fin como la mujer sabia que edifica su casa y no como la necia que con sus actitudes la destruye.

Por eso decidí comenzar esta semana escribiendo sobre tomar buenas decisiones en Cristo Jesús y por ende pedirle a Dios que a través de su Santo Espíritu derrame de su sabiduría.
Ese es mi deseo para mí, para mi hogar y para vos que me estás leyendo ahora.

Con cariño:
Tere.

**Este fin de semana estuve un poquito enferma con gripe por eso no pude responder a los correos que me envían, en estos días ya voy a estar poniéndome al día con cada uno de ellos.
Gracias por tanto amor y cariño, gracias por tanta demostración de amistad.
Les llevo en mi corazón y en mis oraciones.**



!Qué Dios te bendiga!