sábado, 18 de agosto de 2012

"PALABRA DE DIOS PARA ACARICIARNOS EL CORAZÓN"

Salmo 63:1 Dios, Dios mío eres tú;
De madrugada te buscaré;
Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela,
En tierra seca y árida donde no hay aguas,



Salmo 9:10 En ti confiarán los que conocen tu nombre,
Por cuanto tú, oh Jehová,
no desamparaste
a los que te buscaron.



Salmo 91:1 El que habita al abrigo del Altísimo
Morará bajo la sombra del Omnipotente.



San Juan 14:13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré,
para que el Padre sea glorificado en el Hijo. 






Te deseo con todo mi corazón que en este fin de semana puedas tener un encuentro personal con Dios.

Recibo muchos e-mails en donde me piden oración por alguna enfermedad que están atravesando, o por algún familiar, pero también me escriben muchas personas pidiendo porque han perdido su primer amor con Jesús.

Cuando hemos gustado la gloria de Dios y luego sin darnos cuenta sentimos que nos estamos enfriando, que pareciera que Dios no oye, que está lejos, o nos dejó de lado; el desánimo comienza a anidar en el corazón.
Y si no perseveramos en oración a pesar de todo, nos damos cuenta que se van los días y nuestra relación con Dios quedó de lado.
Entonces volver otra vez a sentir su gloria, su presencia, es un gran esfuerzo que muchas veces no sabemos como volver a empezar.

Como siempre digo, hay que detectar lo que nos está pasando; hay que renunciar en el nombre de Jesús a toda puerta espiritual que le hemos abierto al enemigo de nuestra alma, hay que renunciar y entregarlo en las manos de Dios.
Es importante que tengamos al Espíritu Santo obrando en nuestras vidas, debemos clamar por su presencia, esa bendita presencia santa que nos ayuda, nos fortalece y nos lleva a vivir en victoria por medio de Cristo Jesús.

Dios sabe todo, Él es el Señor de Señores, conoce nuestro corazón más de lo que nosotros mismos creemos conocer.
El Espíritu Santo todo lo escudriña y saca a luz lo más oculto, para que por medio de la luz de Cristo, toda oscuridad quede al descubierto y podamos así ser libre de cualquier atadura en el nombre de Jesús.

!Hay victoria en Cristo Jesús!!
!Todo lo podemos en Cristo qué nos fortalece!
!Hay qué poner nuestras vidas a cuenta con Dios, hay qué tener una relación de intimidad con El Espíritu Santo!

Dios te está esperando hoy, Él desea qué honres el sacrificio de Jesucristo, desea ver tu obediencia, desea obrar milagros en tu vida.
Nunca te olvides cuanto te ama Dios.

Te invito así como estás, a que cierres tus ojos ahora, a que le abras tu corazón a Dios, a que le entregues todo aquello que te oprime, te roba la paz, la fe, la presencia de Dios y puedas en el nombre de Jesús ser libre.

Te animo a que le dejes a Dios sanar tu corazón, Él desea darte vida y vida en abundancia.´

Y como siempre digo:

__No dejes para mañana, lo que podés hacer ya!!

Y lo que podés hacer ya es pedirle perdón a Dios, en el nombre de Jesús por cada uno de tus pecados.
Es volver a empezar con Dios, es vivir bajo el gozo de la salvación, es sentirte amado/a, es volver a soñar con una nueva vida en Cristo Jesús.
Es volver a creer que la gloria de Dios va a llenar tu vida y tu hogar.

Vamos, animate, dejá que el perfume de Jesús inunde tu ser.

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!