sábado, 21 de julio de 2012

",,,Y CORRÍ OTRO SÁBADO MÁS A BUSCAR DE LA PRESENCIA DE DIOS"

Hace tan sólo un rato que acabo de llegar, mi corazón latió  bien fuerte durante todo el día;  con tan sólo pensar que iba a ir otra vez a recibir de Dios en la Iglesia del Pastor Claudio Freidzon.
Y no es por exaltar al Pastor, sino que tengo sed espiritual por recibir todo el mover de Dios que está pasando en aquel lugar; más allá que no puedo dejar de destacar a este hombre que con su sencillez nos trasmite su ejemplo en cuanto a la búsqueda y a la relación que tiene con Dios, como hay un montón de siervos que también lo hacen.
Estoy buscando más de Dios, tengo una sed tan grande por la presencia de Dios que no me quiero quedar afuera de todo este maravilloso mover del Espíritu Santo que se está viviendo en estos días.
Todavía tengo mis piernas flojas, sentí tanto la presencia de Dios que es casi imposible mantenerte en pié, era difícil caminar, la gloria de Dios nos visitó esta noche, más de 2000 personas alabando a Dios, levantándo nuestros brazos y nuestro corazón al único Dios vivo.

Quiero más de Dios, quiero todo lo que Él tenga para mí y mi familia, cada día que pasa tengo más hambre de su presencia.
Estaba en el culto y otra vez volvi a pensar en quienes he conocido a través de mi blog, es como si quisiera agradecerles a ustedes por todo el amor que me brindan y le pedí y le pido a Dios que su unción y su presencia y su bendición toque sus vidas.
Recuero que le dije a Dios:
__Señor, cómo quisiera qué sintieran lo que estoy sintiendo, tanta gloria tuya manifestada en esta noche, te pido que alcance a cada vida y los bendigas!!

El Pastor predicó sobre el siguiente texto bíblico:

Efesios 5:18 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución;
antes bien sed llenos del Espíritu, 

Sed llenos del Espíritu Santo nos está hablando de ahora, no nos da opción, no nos dice que fuimos llenos y que con eso vivamos; tampoco nos dice que busquemos ser llenos el día de mañana.
Sed llenos del Espíritu Santo nos habla del aquí y el ahora.
Necesitamos esa bendita llenura para vivir nuestra vida, necesitamos su llenura para vivir un día a la vez, para obedecer a Dios, para servirle, para convivir con nuestros seres queridos, para conocerle más a Dios, etc.

Yo quiero ser llena del Espíritu Santo... ¿Y vos?

Levantemos nuestras manos a Dios y digamos:
Padre amado, perdona en el nombre de Jesús nuestros pecados, pedimos que tu presencia Espíritu Santo llene nuestras vidas.
Necesitamos ahora y siempre ser llenos del Espíritu Santo y clamamos hoy para que esto ocurra en nuestras vidas y en nuestro hogar.
Amado y poderoso Dios, te amamos y te necesitamos, no queremos vivir con una reserva de tu Espíritu sino que queremos vivir bajo la unción de tu Santo Espíritu.
No queremos que nos visites, queremos que te quedes a morar en nosotras, queremos ser tu habitación.
No queremos vivir de los recuerdos, de lo que hemos sentido alguna vez, queremos ser llenos ahora Señor, anhelamos tu presencia y te deseamos con todo nuestro corazón.
En el nombre de Jesús. Amén. (Así sea)

!Qué Dios te bendiga!