martes, 31 de julio de 2012

!UN DÍA CÓMO HOY...!

Cuando tenía 39 años de edad, hace 7 años atrás, en un día como hoy cuando estaba hablando por teléfono con un familiar; cuando me preguntó cómo estaba yo le contesté:

__Estoy un 100% sana!!!

Después de terminar de hablar, al cortar la comunicación me dí cuenta  lo que había dicho.
Había confesado con mi boca lo que sentía mi corazón y todo mi físico.
!Gloria a Dios!!!....después de estar desde los 30 años padeciendo la enfermedad de Encefalomielítis Miálgica, (Sindrome de Fatiga Crónica), después de estar por años sumergida en un terrible dolor físico y después de vivir dos largos años de lenta sanidad divina un día cómo hoy podía decir....
!Estoy 100% sana!!!

Me llegan muchos e-mails pidiéndome oración o comentando la enfermedad que atraviesan y cuanto se sienten indentificadas o alentadas con mi testimonio; entonces cada vez que me llega un correo así mi corazón se emociona hasta lo más profundo de mi ser y le digo al Señor:

__Valió la pena querido Dios, valió la pena atravesar por esa difícil situación, porque solamente vos te glorificás y a través de mi testimonio estás alentando vidas, esas vidas que vos tanto amás y que pensás sanar.

!Te deseo de todo corazón, qué llegue para tu vida un día cómo hoy!!...en el qué te encuentres diciendo estoy 100% sana!!!

Si Dios lo hizo conmigo, aún cosas mayores hará con vos, porque Dios no hace acepción de personas y Él es el especialista en resolver cualquier imposible, ese imposible que te quita el sueño, que te invade de dolor y que te lleva a tener temor.

Por eso en este día, te aliento a dejar en las manos de Jesús la enfermedad que te está acosando; porque Jehová de los ejércitos peleará por vos, su Espíritu Santo estará llenando tu vida hoy.
!Jesús pagó un alto precio por tu vida para qué tengas salvación y sanidad por medio de su sacrificio en la cruz!!!

!En dónde te encuentres te quiero decir....Dios bendiga tu vida, para qué tengas un día cómo hoy, en el qué puedas decir...Gloria a Dios....hoy no me siento mejor...hoy estoy sana por el poder sanador de Jesucristo mi Señor!!

Isaías 53:4 Ciertamente llevó Él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.
53:5 Mas Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre Él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

3 de Juan 1:2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. 

Oremos:

Amado Dios en el nombre de Jesús te pedimos perdón por todos nuestros pecados.
Cubrimos nuestras vidas y nuestra familia con la sangre de Cristo Jesús.
Te pedimos que El Espíritu Santo nos llene hoy y revele a nuestras vidas tu bendita voluntad.
Padre en el nombre de Jesús te pedimos que estés sanando toda enfermedad y  toda dolencia.
Nosotras creemos lo que dice tu Palabra, creemos que por tus llagas Señor Jesús somos curadas, que toda enfermedad fue vencida por vos en la cruz.
Por eso en este día declaramos sanidad divina, te pedimos que nos des sabiduría de lo alto para poder trabajar con nuestras emociones y así prosperar nuestras almas y por ende tener salud.
Señor precioso, amado y poderoso Dios, te lo rogamos en el nombre de tu Hijo Jesucristo, te declaramos que creemos en el poder salvador y sanador de Jesús y lo confesamos para nuestras vidas y nuestro hogar.
Te entregamos ahora en tus manos este día, para que aquella persona que lo necesite pueda decir....!Estoy un 100% sana/o para la gloria de Dios!!



Josué 1:9 Mira que te mando que te esfuerces
 y seas valiente;
no temas ni desmayes,
porque Jehová tu Dios
estará contigo
en donde quiera que vayas. 

No tengas temor, que no desmaye ni decaiga tu ánimo, porque Dios está a tu lado siempre, en donde te muevas la presencia de Dios te acompaña y te vivifica.




Filipenses 4:13
Todo lo puedo en Cristo
que me fortalece.








Cuando entendí este pasaje bíblico y lo declaré sobre mi vida, comencé a sentir al Espíritu Santo que fortalecía mi interior.
Porque había dejado de luchar con mis propias fuerzas, me había dado cuenta que en algunas áreas me esforzaba como si yo misma tuviera el poder para cambiar algo.
Pero la Biblia siempre penetra a lo más profundo de tu corazón y el Espíritu Santo hace que cada letra cobre vida en tu interior, trayéndote luz y siempre va a poner paz en tu corazón.


Hoy te animo a creer que Dios por medio de Jesús te da la fortaleza para creer, para levantarte y ponerte de pié por dentro y para dejar que El Espíritu te llene con su presencia, su gracia y su misericordia; y bendiga todo tu corazón.

Pero también quiero aclarar y es importante que entendamos que no podemos hacer locuras y abandonar la parte médica.
Hay personas que dejan un tratamiento porque creen que Dios se va a ofender o no las va a sanar porque van al médico.
Debemos acompañar todo proceso con nuestra fe en Cristo y si tenés que ir al médico andá y si tenés que tomar medicación tomala sin culpa; porque Dios no nos pide sacrificio.
Debemos ser sabias, debemos descansar en los brazos de Dios y decirle:

__Señor tengo este problema de salud, dame por favor sabiduría para saber qué hacer, dame de tu fe para enfrentarla y para poder creer que me vas a estar sanando.
Señor yo creo en tu sanidad divina, pero también sé que me podés sanar por la ciencia.
Te ruego que tu voluntad sea sobre mí ahora y me de paz en mi corazón.

Por eso es importante que aprendamos a escuchar la voz de Dios, debemos pasar tiempo de intimidad con El Espíritu Santo para que nuestro corazón sepa entender rápidamente lo que Dios nos quiere decir y lo que va a hacer en nuestras vidas.

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!