domingo, 15 de julio de 2012

"QUIERO SEGUIR TUS PISADAS"

Quiero seguir tus pisadas amado Jesús,
seguir tus pasos en cada mañana.
Quiero seguir tus pisadas amado Jesús,
vivir en Tí y en tu morada.
Quiero seguir tus huellas y hundirme en cada una de ellas.
Quiero aprender de tu amor, de tu bondad y de tu carácter.
Quiero seguirte y servirte, honrarte con mi vida
y por siempre amarte.
Quiero seguir tus pisadas, besar tus piés
y postrarme como tu amada.
Seguirte sin perder la fe, amarte sin dejar de adorarte,
servirte con el primer amor,sumergirme en tus ríos y beber de tu pasión.
Quiero seguir tus pisadas amado Jesús, ser de ejemplo y de bedición.
Quiero seguir tus pisadas amado Jesús y saber que a tu lado estoy cobijada.
Porque cada paso que doy, estoy en tus brazos segura.
Y saber que mi vida está escondida en Tí me eleva a tus alturas.
Jesús...espera....quiero decirte con todo mi corazón...
!Qué en este comienzo de semana quiero seguir y caminar cada día...
sobre tus pisadas!

Te amo con todo mi corazón y soy tu más ferviente admiradora.

Con amor: Tere.

Es mi deseo que Dios te bendiga en este comienzo de semana, que su paz, su amor, su favor, su gracia, su unción, su fortaleza, su sanidad, su salvación y su virtud te alcancen y te salgan al encuentro.

Texto bíblico para meditar y poner por obra:

Colosenses 3:1 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.
3:2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.
3:3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.
3:4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con Él en gloria.
3:5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;
3:6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia,
3:7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.
3:8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.
3:9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,
3:10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,
3:11 donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.
3:12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;
3:13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.
3:14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.
3:15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos. 


Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!