lunes, 18 de junio de 2012

"TOMÉ LAS PALABRAS DE TU CORAZÓN"

Esta mañana después de tener mi momento con Dios, de leer su Palabra, de orar, de alabarle con todo mi ser, escribí estas letras, con todo mi corazón, pensando en aquellas mujeres que sufren y se sienten solas.
He podido experimentar como Jesús toca sus vidas, como se presenta a ellas trayendo consuelo y fortaleza.

Aunque sienta que no tengo a donde ir...
Sé que para mí, siempre estás.
Aunque me invadan la tristeza y el dolor,
jamás dejaré de confiar en Tí.
Porque grandes son tus misericordias
y nuevas son mis mañanas en tu presencia.
!Y declararé por siempre... yo confío en Tí!!!
Y aunque vengan fuertes vientos,
mi vida se levantará, por el poder de tu amor.
Y me ministrarás en las fuentes de tus ríos.
Me darás soplo de vida y renuevo a mi corazón.
Hubiera yo desmayado si no te tendría.
Pero al llegar la oscura noche,
tu luz divina me iluminó.
Y no puedo dejar de tomarme bien fuerte,
de Jesucristo mi amado....
"Jesús mi Salvador".

Te comparto estos textos bíblicos para tu vida:

Salmo 138:8 Jehová cumplirá su propósito en mí;
Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre;
No desampares la obra de tus manos.


Salmo 147:3 El sana a los quebrantados de corazón,
Y venda sus heridas.


Isaías 41:10 No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. 

Amiga querida, no bajes los brazos, tu vida vale mucho para Dios, Él tiene planes preciosos para tu valiosa vida y familia, no te rindas, te animo a tener fe, te animo a que cobre ánimo tu corazón, te aliento a que puedas en este comienzo de semana a descansar en sus brazos, a dejar tus cargas en su presencia.

Las mujeres que sufren violencia son juzgadas injustamente, sufriendo doble victimización, por culpa del agresor, por su maltrato y por quienes les dicen:
__¿Y vos qué habrás hecho para qué te trate así? 

ó tal vez le digan:

__Bueno si a él no le gusta no te pintes, no te cambies el color de pelo, no uses polleras, no salgas, no estudies, no trabajes, no vayas a visitar a tus padres y a tus amigas, él te quiere sólo para vos, tenés que estar contenta.

Podría enumerar cientos de expresiones que sufren las mujeres de parte de los demás.

Le pido a Dios que nos de oídos y corazones sensibles para ponernos en el lugar de quienes padecen violencia.
La violencia de género cada vez está más cerca de todos, la violencia de género mata vidas, destruye hogares enteros, destroza familias, destruye a la sociedad.

Si estás en Argentina y padecés violencia, podés llamar gratuitamente al:

0800-666-8537 (MUJER)
ó 911
ó 137 Capital Federal.

Si estás en otro país y tenés un blog, por favor difundí los números que corresponden, ya que con nuestro granito de arena, podemos salvar vidas.


Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!