miércoles, 27 de junio de 2012

¡POR FAVOR….QUÉ DESPEINADO ESTÁS…!!!

Durante la mañana fui a hacer mandados, me subí a mi bicicleta, mi compañera inseparable de cada día, me aseguré si tenía mi candado para atarla y me fui.

__Hola cómo está…bien gracias… ¿y usted?  (Saludé a varias personas en el recorrido que tuve que hacer).

Llegué al Centro Comercial, sería unas veinte cuadras de mi casa, até mi bici y comencé a hacer mi recorrido para comprar todo lo que necesitaba.
Terminada toda mi odisea, me volví a subir a mi bicicleta y comencé a regresar a casa.
Estando a tan sólo una cuadra de mi hogar, dulce hogar, vi pasar a muy pocos metros de dónde yo estaba, a un chico, muy jovencito, que supongo debemos ser vecinos.
Podría ser tranquilamente mi hijo, lo miré para saludarlo, pero él iba con su cabeza gacha muy pensativo.
 Fue entonces cuando mi mirada se posó en su cabello y exclamé, obviamente por dentro:

__!Por favor…qué despeinado estás…!!
¡Cuánto hace qué no te peinás, si fueras mi hijo te diría algo!!!!

Entonces comencé a imaginarme en esa sola cuadra que me faltaba para llegar a casa, qué le estaría pasando a este chico, estaría enfermo?...estaría sin trabajo?...se habrá peleado con la novia? …sería un descuidado de su físico? Etc. Etc. Etc.

Cuando llegué a mi casa, bajé todo lo que tenía en el canastito de mi bici, guardé todo, me fui a cambiar, pero…

___Oh Dios mío!!! ¿!Quién era esa mujer despeinada qué estaba en mi espejo?!!!!
¡!!Sí era yo!!!...bueno no es para justificarme, pero con 97% de humedad y un cabello tan ondulado como el mío, no es fácil permanecer fashion, ja,ja.

Si supieran mis amigas, cómo habló Dios a mi corazón con este ejemplo.
¡Cuántas veces juzgamos a los demás por su apariencia y sin embargo no reparamos en que quizás nosotros estamos aún peor...igual que mi cabello!!
El espejo mostró la verdad, yo era la qué estaba despeinada y cómo!!!
Entonces, me puse a pensar que la Biblia es nuestro espejo espiritual, que cada día nos debemos mirar en ella, para no estar despeinadas espiritualmente y en toda nuestra vida.
¡Cuántas veces vemos lo mal qué está la otra persona, juzgando su vida, su espiritualidad, su relación con Dios, su familia, etc!!...y corremos el riesgo de no ver nuestra propia naturaleza, nuestro corazón, nuestro hogar, etc.

Antes de salir de casa, me había puesto crema para peinar mi cabello  y me sentía segura, iba feliz en mi bici, sonriente, saludando y de repente me ví criticando, juzgando a simple vista.

1 de Corintios 10:12 Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. 

San Mateo 7:1 No juzguéis, para que no seáis juzgados.7:2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.7:3 ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?7:4 ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo?7:5 ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.
Le pedí a Dios que me ayude a no vivir espiritualmente despeinada, ja, ja, suena gracioso; pero es verdad, quiero cada día mirarme a través de la Biblia, asegurarme que en cada segundo la presencia del Esp. Sto. está en mi ser, quiero glorificar a Jesucristo en todas las áreas de mi vida, no quiero mirar alrededor para juzgar, quiero mirar alrededor para alumbrar con la luz de Cristo a cada corazón.

Acordate: Cada vez que salgas a andar en bicicleta, fijate tu cabeza por fuera para que tu pelo esté peinado y por dentro para que tu mente esté alineada con la mente de Jesús.

Efesios 4:22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos,
4:23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente,
4:24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!