lunes, 11 de junio de 2012

"PARA ESTE COMIENZO DE SEMANA..."

Salmo 121:1 Alzaré mis ojos a los montes;
¿De dónde vendrá mi socorro?
121:2 Mi socorro viene de Jehová,
Que hizo los cielos y la tierra.
121:3 No dará tu pie al resbaladero,
Ni se dormirá el que te guarda.
121:4 He aquí, no se adormecerá ni dormirá
El que guarda a Israel.
121:5 Jehová es tu guardador;
Jehová es tu sombra a tu mano derecha.
121:6 El sol no te fatigará de día,
Ni la luna de noche.
121:7 Jehová te guardará de todo mal;
El guardará tu alma.
121:8 Jehová guardará tu salida y tu entrada
Desde ahora y para siempre.

No hay situación, circunstancia, problema, enfermedad, enemigos, etc. que nos pueda separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús.
Nuestra fortaleza, nuestro socorro en los tiempos difíciles viene de parte de Dios.
Él es un Dios poderoso, el Dios admirable que hizo los cielos y la tierra y que se tomó todo su valioso tiempo para formarnos y crearnos.
Dios tiene sus oídos atentos a nuestro clamor, Él no duerme, Él no es indiferente, Él guarda a los suyos, aquellos que hemos creído y recibido en nuestro corazón a su Hijo Jesucristo.
Tenemos que tener la paz interior, la convicción y la certeza que al ser sus hijos por medio de Jesús, su Espíritu Santo mora en nosotros y Él nos revela el plan perfecto que tiene Dios para nuestras vidas.

En esta semana te invito a mirar con tus ojos espirituales a Dios, te invito a creer en este maravilloso Dios que tiene todo el poder para que puedas ver tu milagro en el plano sobrenatural.
Dios nos promete a través de este hermoso y alentador Salmo, a cuidarnos, a guardar nuestras vidas, a guardar nuestra alma; Él nos promete estar no sólo ahora en este mismo momento, sino siempre.

San Juan 14:13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. 
14:14 Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

14:15 Si me amáis, guardad mis mandamientos. 
14:16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre

Me voy a detener en el versículo 15, en dónde Jesús nos dice:
__Si me amáis, guardad mis mandamientos.

A veces las personas se acercan a Dios por el sólo motivo de perdir, de querer recibir, pero no buscan a Dios por lo que Él es, no quieren tomar compromiso con Él.

Yo te pregunto hoy:
¿Amás a Jesús con todo tu corazón a pesar de tu situación, a pesar de qué tu respuesta tarda, a pesar de todo?
¿Guardás sus mandamientos, tenés una vida en santidad, íntegra ante Dios?
¿Cuánto hace qué no lees la Biblia, qué no orás, qué no sentís la presencia del Espíritu Santo sobre tu vida?

Qué esta semana, sea un comienzo de reflexión para tu vida, que puedas ponerte a cuenta con Dios, que puedas sentir que el Salmo 121 es para vos también y no tal vez por tener una vida espiritualmente desordenada, no podés ni siquiera acercarte a Dios para pedirle protección y bendición para vos y tu familia, ya que la culpa invade tu corazón.

Dios es un Dios de amor, pero también es un Dios de órden, un Dios Santo y desea que sus hijos vivamos conforme a su Palabra, la Biblia, desea que tengamos una relación personal con Él.

Te regalo esta Palabra para que la atesores en tu corazón y te tomes bien fuerte de ella:

Isaías 41:10 No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. 

Nunca te olvides cuánto te ama Dios, Él está a tu lado, te ayuda, te sostiene, te sustenta y te fortalece.

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!