lunes, 4 de junio de 2012

"EMPEZAR LA SEMANA EN ÉL, CON ÉL, POR ÉL Y PARA ÉL"

Salmo 73:25 ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti?
Y fuera de ti nada deseo en la tierra.

Amado y precioso Dios, en primer lugar no quiero comenzar este día sin reconocer que vos sos mi único Dios y unirme a este precioso clamor del  Salmo 73: 25, reconociendo que verdaderamente a nadie tengo en mi vida sino a Tí.
Vos sos mi todo, mi esperanza, mi consuelo, mi restaurador, mi compañero, mi consejero, mi ayudador, mi Señor y mi Salvador.
Amado y precioso Jesús gracias por dar tu vida por mí en la cruz, gracias por resucitar, por estar a la diestra del Padre y por enviarnos al Espíritu Santo, poderoso, amigo, intercesor, fiel y consejero quiern me guía cada día.

Hoy en Buenos Aires es una mañana bastante fría, preparé mi mate calentito, tomé mi Biblia, mi lista de oración y me senté a tener mi devocional con el único amor de mi vida, mi amado Dios.
Estoy meditando sobre el libro de Romanos en el Nuevo Testamento y también estuve leyendo el libro de Salmos en el Antiguo Testamento y sentí en mi corazón el compartirte los siguientes textos.

Salmo 103:1 Bendice, alma mía, a Jehová,
Y bendiga todo mi ser su santo nombre.
103:2 Bendice, alma mía, a Jehová,
Y no olvides ninguno de sus beneficios.
103:3 El es quien perdona todas tus iniquidades,
El que sana todas tus dolencias;
103:4 El que rescata del hoyo tu vida,
El que te corona de favores y misericordias;
103:5 El que sacia de bien tu boca
De modo que te rejuvenezcas como el águila.
103:6 Jehová es el que hace justicia
Y derecho a todos los que padecen violencia.



Salmo 107:20 Envió su palabra, y los sanó,
Y los libró de su ruina



Salmo 91:9 Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza,
Al Altísimo por tu habitación,
91:10 No te sobrevendrá mal,
Ni plaga tocará tu morada.
91:11 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,
Que te guarden en todos tus caminos.
91:12 En las manos te llevarán,
Para que tu pie no tropiece en piedra.



Salmo 92:10 Pero tú aumentarás mis fuerzas como las del búfalo;
Seré ungido con aceite fresco.


Te invito a que nos unamos en oración, creyendo en la Palabra que acabamos de leer, creyendo que Dios en el nombre de Jesús quiere y puede salvarnos, sanarnos y levantar nuestras vidas.
El Espíritu Santo está para ayudarnos, para impartir la obra perfecta de salvación y sanidad que Jesús ha dado en la cruz por cada uno de nosotros.
Te invito a ponerte en las manos de Dios, a creer que esta semana va a ser bendecida en Cristo Jesús.

Oremos:

Padre Dios en el nombre de Jesús, te pedimos que perdones nuestros pecados, nos cubrimos con la sangre de Cristo y pedimos que la presencia del Espíritu Santo sea derramado sobre nuestras vidas y familias.
Señor amado, te pedimos que perdones todas nuestras iniquidades, que sanes todas nuestras dolencias, que rescates del hoyo nuestras vidas, que nos corones de favores y misericordias, que defiendas nuestras causas y nos des fuerzas como de búfalo para vivir cada día; te lo rogamos en el nombre precioso de Jesús.
Señor envía tu Palabra y sananos, saná nuestra tierra, nosotros declaramos que Tú eres nuestra esperanza; y sabemos que en Tí no nos sobrevendrá ningún mal; porque Tú envías a tus ángeles para que nos guarden en todos nuestros caminos.
Declaramos que tu aceite fresca, la bendita unción del Espíritu Santo, nos ungirá para comenzar en victoria y santidad esta semana que comienza.
Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús.
Amén. (Así sea)

Nunca te olvides lo importante que sos para Dios, tu vida vale mucho, a Dios le encanta contemplar tu corazón.
Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!